10 abr. 2013

Great Expectations

Great-Expectations-Poster-585x440

Great Expectations es una de mis novelas favoritas, mi favorita de Dickens. La adaptación cinematográfica de Alfonso Cuarón es mi favorita: jamás me cansaré de repetir lo maravillosos que están Robert DeNiro, Ethan Hawke, Anne Bancroft y Gwyneth Paltrow; y lo que amo verle jugar con el verde durante toda la cinta. Pero la adaptación de Cuarón no es una adaptación de época, y no he cesado de ver todas las que se han hecho intentando encontrar una que merezca la pena. Sin éxito. Mis esperanzas recaían en Mike Newell, Helena Bonham Carter y Ralph Fiennes. Y lamentablemente, a pesar de que el trailer prometía, me he llevado una desilusión.

El trabajo de Newell se aleja muy poco de la última adaptación de la BBC (de la que renegué bastante, por cierto). Muy clásico, muy dentro de lo que se espera de una historia de época, respetando casi palabra por palabra la historia. Una pena que eliminara la historia de la hermana y se preocupara por mostrarnos otras cosas mucho menos interesantes. Y una pena que no se animara a arriesgar un poco, a darle más vida a esos personajes maravillosos con los que trabajaba.

Quizás lo mejor sea Helena Bonham Carter, a la que he visto bastante menos histriónica de lo que esperaba para el papel que siempre dije que nació para interpretar. Su Miss Havisham está bien, no roza la exageración de otras interpretaciones. Me gustó, pero siempre me gusta Helena. Ralph Fiennes está bien. No es un papel por el que le recordaremos.

El resto está tan descafeinado que me pasé toda la peli deseando que llegaran las escenas de Helena (y sí, Miss Havisham es mi favorita; pero no es excusa). Pip no exige mucho, dado que es un papel cargado de inocencia y simpleza; pero Jeremy Irvine no termina de capturarlo. Me llevé, además, una sorpresa negativa con Holliday Granger, ya que su Estella se me hizo humana (cosa que no debe ocurrir, Estella debe ser una piedra a la que apenas le descubrimos el corazón en algunos instantes).

Sigo en la búsqueda de una adaptación “clásica” de Great Expectations que le haga justicia. Pero -por suerte-, cada vez que quiera revivir la historia podré recurrir a Alfonso Cuarón y esa maravilla de película con la que me conquistó hace tantos años ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!