4 jun. 2010

La moraleja


Ayer tenía ganas de ver una película de chicas. De hecho, quería ver algo del estilo de Bridget Jones. Así que recurrí a la casi infalible Taste Kid para que me recomendase algo. Había visto todas las que me recomendaba, menos Sliding Doors, y como soy de las pocas personas a las que les cae bien Gwyneth Paltrow, le di su merecida chance.

No está mal. El final, lejos de ser malo, me pareció interesante. Me gustó muchísimo el paralelismo, y me dejó pensando la moraleja: NO HAY QUE APURAR LAS COSAS BUENAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!