13 ago. 2014

Seizō Fukumoto: el actor que más veces ha muerto en películas de samuráis

Ayer me encontré con una noticia de lo más curiosa en el periódico Guardian. El titular decía: "El especialista japonés que más veces ha muerto en películas de samuráis logra al fin la inmortalidad". Como es de esperarse, la curiosidad me ganó y decidí investigar para contaros acerca de este actor con un "título" tan curioso.



Seizō Fukumoto nació el 3 de febrero de 1943 y los 15 años decidió meterse en el mundo del cine, inspirado por Charlie Chaplin. Desde entonces, su carrera como especialista se desarrolló en películas y series de televisión del período Edo

Muchos de vosotros sabréis que en el cine japonés la constante es que haya un personaje que muere en un enfrentamiento con espadas, y que al morir lo haga de forma exagerada. Bueno, esa persona suele ser Fukumoto. Ha muerto unas 50.000 veces en pantalla. 

¿Cómo consiguió hacer carrera de eso? Simple: el personaje que suele interpretar debe morir de una forma espectacular para que el héroe de la historia destaque, y Fukumoto es el mejor a la hora de interpretar ese tipo de muertes. Y, según cuentan en el Guardian, su forma de morir surgió de querer robarse más minutos en pantalla. 

Otra razón para morir de forma tan colosal es que él piensa que debe sentir el dolor para interpretar correctamente su papel. Fukumoto asegura que siempre que interpreta sus escenas lo hace al 100%, con la esperanza de que alguien se sienta movido por su trabajo.

Su talento a la hora de morir le llevó al cine de Hollywood, donde interpretó al samurái silencioso en The Last Samurai (2003). Y hace poco, luego de rechazarlo varias veces por miedo, aceptó el papel protagónico en Uzumasa Limelight, la película por la que obtuvo el premio al Mejor Actor en el Festival Fantasia de Montreal de este año. O la inmortalidad, como titula el Guardian. Aunque a mí me gusta pensar que ya la había obtenido a través de tantas muertes inolvidables en pantalla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!