4 dic. 2013

Consejos de cine: las cinco reglas de Jim Jarmusch

Otra vez quiero probar algo diferente. Hoy se trata de contaros los consejos de un director. El elegido es Jim Jarmusch, conocido por sus películas independientes, de las cuales Coffee and Cigarettes sea posiblemente mi favorita.

173_1J_Jarmusch_1_web_jessehill_

Jarmusch suele hacer un cine que me atrae, que me resulta diferente, y por ello me interesé muchísimo en conocer sus consejos, sus reglas para hacer una buena película. Leí estas reglas hace unos cuantos años. La quinta me ha enseñado muchísimo y la cumplo siempre que puedo.

Os invito a leer sus consejos mientras esperamos al estreno de Only Lovers Left Alive, la ganadora del Premio del Jurado en Sitges 2013.
 
  1. No hay reglas. “Hay tantas reglas para hacer una película como potenciales cineastas. Nunca le diría a alguien qué hacer o cómo hacerlo. Va en contra de mi filosofía. Por tanto, estas no son reglas, sino algo así como notas mentales. Cada uno debería hacer sus propias ‘notas’ porque no hay forma correcta de hacer las cosas. Si alguien te dice que hay un sólo modo de hacer algo, su modo, corre.”
  2. No dejes que te ganen. “La gente puede ayudar o no, pero no puede detenerte. La gente que financia las películas, que las distribuye, las promueve y las exhibe, no son cineastas. No dejarán que los cineastas les digan cómo hacer negocios, así que nosotros no deberíamos dejarles decirnos cómo hacer una película. Y evita a la gente que quiere hacer cine para enriquecerse, por la fama o para conseguir acostarse con gente guapa”.
  3. La producción tiene que estar al servicio de la película. “La película no está al servicio de la producción. Lamentablemente, en el mundo del cine suele ser al revés; pero la película no debería hacerse para cumplir con el presupuesto, el calendario o los currículums de los que trabajan en ella”.
  4. El cine es un proceso colaborativo. “Puedes trabajar con gente cuyas mentes e ideas son más fuertes. Asegúrate de que se preocupen por cumplir sus funciones y no el trabajo de otros. Trátalos a todos como colaboradores y pares. Un asistente de producción que detiene al tráfico mientras se rueda una escena es tan importante como los actores en esa escena, el director de fotografía o el propio director. La jerarquía es para los que tienen egos inflados o fuera de control. Quienes elijas para colaborar contigo, si los eliges bien, pueden mejorar la calidad y el contenido de una película. Si no quieres trabajar con otras personas, no hagas cine”.
  5. Nada es original. “Roba de cualquier lugar que te inspire y nutra tu imaginación. Devora películas viejas, películas nuevas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones azarosas, arquitectura, puentes, señales de tránsito, árboles, nubes, cuerpos acuáticos, luces y sombras. Elige para robar solamente cosas que le hablen directamente a tu alma. Si haces esto, tu trabajo será auténtico. La autenticidad es invaluable; la originalidad es inexistente. Y no te molestes en cubrir tus robos -celébralos si tienes ganas. En cualquier caso, siempre recuerda lo que dijo Jean-Luc Godard: "No importa de dónde tomas las cosas –lo importante es hacia dónde las llevas"”.

Podéis encontrar el artículo original (en inglés) aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!