25 feb. 2013

Oscars 2013: ¿una ceremonia más?



Este año os acompañé en la gala de los Oscars desde Casa de América, donde este año Canal+ ha realizado un evento para seguirla y me han invitado a asistir (de paso, ¡muchas gracias!). Diría que lo único que se puede criticar de la organización es la conexión wifi; pero considerando que éramos muchos tirando de ella, no me sorprende que fuera tan lenta. El cambio de verlo en casa a cubrirlo en una sala donde todo el mundo ama lo que tú se agradece, y detalles como ese no molestan. En cuanto a Canal +, decir que lo de cortar el número del final es imperdonable.

Sí tengo que confesar que una cosita que con el paso de las horas se me hizo un pelín molesta fueron los aplausos. No los que sonaban en el Dolby Theatre, sino los que sonaban en Casa de América. Me llamaréis sosa, amarga, lo que queráis; pero no entiendo la gracia de aplaudir como si la persona que nombran estuviera en la sala. Que sí, celebra cuando gana el que quieres; pero no me aplaudas cada vez que nombran a alguien que conoces o que sale en una peli que viste, porque es molesto. 

Y peor aún, cuando el In Memoriam. No me dejaron vivir ese momento solemne como debe ser y -aún peor- me molestó mucho que se aplaudieran a los nombres más conocidos. Se quita el sonido ambiente de la gala para que esto no pase, y me tengo que tragar el concurso de popularidad en directo... que al final lo he sentido como una falta de respeto hacia otras personas de la industria que no son tan "famosas". Y me molesta muchísimo. Muchísimo.

Resumiendo, me gustó variar y probar ver la ceremonia en un sitio diferente. Comprobé que tengo costumbres que no puedo romper, y si bien seguramente aceptaré hacer este tipo de cosas nuevamente, sé que no me lo pasaré tan bien como cuando veo los Oscars en mi casa, en compañía de mi gente, con mis costumbres. Será cuestión de adaptarse al cambio, supongo.

Ahora, centrándome en la gala, Seth MacFarlane me sorprendió para bien. No me esperaba que tuviera el grado justo de humor para algo de este calibre, y sin embargo lo tiene. La canción de las tetas… graciosísima. Cierto es que en los últimos años los presentadores se limitan a dar el discurso de apertura y cierre de la ceremonia, y luego apenas pisan el vestuario para -valga la redundancia- presentar presentadores. Vamos, que ya no es lo que era. O lo que recordamos con nostalgia.




Los números musicales… maravillosos. Me encantaron los de Seth, los de homenaje al musical, el de Bond y el de Les Mis. Muy buenos. Me pareció quesi iban a hacer subir al escenario a los ganadores de esos premios que aparentemente aportan poco al espectáculo, más fácil era dárselos en el momento. Si no les han dejado hablar de todas formas...

Los premios, nunca más claros. No ha habido mucha sorpresa, la verdad. Pero las sorpresas que ha habido no han sido tontería. Y, sorprendentemente considerando que estaban tan claros, mi ballot sólo acertó 14 de los 24 premios, algo que nunca me había ocurrido. Me alegré por Christoph Waltz, Anne Hathaway, Tarantino, Daniel Day Lewis, Argo y poco más. Creo que este año se entregaron premios mal (¿Ang Lee? ¿De verdad? ¿Y Haneke?, ¿Jennifer Lawrence? ¡Si su papel es flojísimo comparado con los demás!). Creo que ya no se vota al talento sino a los nombres, a los amigos… y no me gusta nada. A veces coincide que quien lo merece gana, pero otras…

La verdad es que últimamente las ceremonias de los Oscars no alcanzan los niveles de antaño. O quizás me gusta creer que todo tiempo pasado fue mejor. Pero empiezo a creer que esto no hay quien lo arregle, y que venga quien venga a presentar, no nos va a terminar de convencer. ¿Y si el problema no son los presentadores? ¡Si apenas aparecen! Creo que el problema es que son demasiados premios, demasiadas horas, y es imposible sostener eso en estos tiempo de poca paciencia. Si tenéis otra opinión, me encantará leerla.

Pues nada, hemos vivido otra ceremonia, con sus aciertos y sus errores (como siempre). Se nos acabaron los premios por este año, pero aún quedan festivales que nos presentarán a las posibles ganadoras del próximo año. Aún queda mucho cine por ver, y por cierto, quedan los Blogger Awards, a los que les tengo muchas ganas. Así que, mientras cuento los días para ellos, quizás toque repasar las nominadas, ver las que quedaron pendientes, y prestar mucha atención a las nominaciones bloggers, que siempre nos dejan algún tesorito que las Academias ni siquiera consideraron.

(Por si acaso, podéis ver las fotos de la ceremonia en Facebook)

2 comentarios:

  1. Mas o menos de acuerdo, aunque si considero apropiado el oscar para Lawrence -ya que no fue para Riva, que hacía una creación i m p r e s i o n a n t e -.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es apropiado porque era de Emmanuelle Riva. J. Lawrence está fantástica en su papel, pero la mejor de todas era Emmanuelle. No puedo aceptarlo.

      Eliminar

¡Habla! ¡Te leo!