6 abr. 2010

Vampiros que brillan y hombres lobos lampiños


A pesar de que luego de ver Twilight quedé bajo los efectos de mis hormonas, dudé si valía la pena ver New Moon. Y no me equivocaba. Malos diálogos, peores efectos y actuaciones mediocres… Menos mal que no fui a verla al cine en su momento, o hubiera sido la primera vez en mi vida que me hubiera levantado en mitad de una función y abandonado la sala. Completamente vacía, tonta y sin la capacidad de repetir la tensión que lograba salvar a la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!