13 mar. 2010

La vanidad, en este caso, no fue mi pecado favorito


Uff! La tuve que ver en dos partes (si se toma en cuenta que he visto Gone with the Wind y la trilogía de The Godfather del tirón, sin hablar de que en su momento vi Titanic como cuatro veces…). Si no fuera por el vestuario, lo bien que me cae Reese Witherspoon, y que nunca evito ver algo con Rhys Ifans y Jonathan Rhys-Meyers… No sé si soy yo, o esta película fue larga en extremo, carece de una idea central (los actos de vanidad parecen más caprichos que otra cosa), y no tiene mucho atractivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!