20 oct. 2009

Joyita perdida de Scorsese



Bringing out the dead (1999) no es una de las películas más conocidas de Martin Scorsese. Sin embargo, creo que define el trabajo del director de un modo maravilloso. Además, no sólo destaca su talento, sino también el de Robert Richardson (mi director de fotografía favorito); y las grandes actuaciones de Tom Sizemore y Nicholas Cage.

¿Por dónde empezar, sobre todo si en este caso la objetividad me resulta imposible? El trabajo de Scorsese día a día me apasiona más. Sus elecciones, sus planos, los temas que trata; todo su cine me resulta fascinante. Y si encima lo asociamos con la perfección del trabajo de Richardson -responsable de mi obsesión por la fotografía en el cine, y un hombre cuyo trabajo me despierta emociones y sensaciones que ningún otro ha conseguido-, realmente me resulta imposible encontrar algo que criticar de modo negativo.

Encuentro cierto paralelismo del personaje protagonista con Travis Bickle -el protagonista de Taxi Driver-, algo que se debe no sólo a sus ocupaciones nocturnas, sino también al hecho de que fueron escritos por el mismo guionista -Paul Schrader- y Scorsese les dio vida con su gran estilo. Considero que tanto el director como el guionista deben sentirse atraídos por personajes nocturnos con traumas que los persiguen, que dedican sus vidas al servicio de personas que se suponen verán por poco tiempo, y que suelen sentirse atraídos por mujeres con sus propios problemas. Y tanto Schrader como Scorsese saben retratarlos de un modo fantástico.

Lástima que cuando se habla del cine de Scorsese es raro que se nombre esta joya de película. Es una de mis favoritas, y odio saber que no es valorada como se lo merece.

1 comentario:

  1. Recuerdo que cuando la vi me gustó y me pareció interesante, pero la verdad es que poco después ya no recordaba nada...de hecho al leer tu post ha vuelto a venirme a la cabeza...una película muy olvidada...felicidades por reivindicarla

    ResponderEliminar

¡Habla! ¡Te leo!