14 abr. 2009

Fracture


Cuando me siento a ver un film con Anthony Hopkins como protagonista sé que no me va a desilusionar. Igual me ocurre con Ryan Gosling. De modo que elegir mirar Fracture es un acierto desde el comienzo.

Realmente me pareció una película fantástica. Dejando de lado el hecho de que no pude dejar de relacionar el personaje de Hopkins con su mejor interpretación (Hannibal Lecter) -similitudes y diferencias que no voy a caer en la trampa de ennumerar-, ambos actores se destacaron en sus papeles.

El guión es fantástico -no quiero hacerlo, pero no puedo evitar definirlo como una mezcla suavizada de El silencio de los corderos y Asesinato Perfecto-, me fascinó como todo estaba calculado y no había detalle por dónde cuestionarlo. Genial desde el comienzo hasta el último instante; capaz de arrancar una sonrisa por la ironía de la historia y sobre todo por su descenlace.

La verdad hacía tiempo que no veía una película que me resultara tan interesante, y me invitara a verla más de una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!