6 ene. 2016

10 cosas que quizás no sabías sobre Lost in Translation

Hace poco volví a encontrarme con esa belleza que es Lost in Translation (Sofia Coppola, 2003) y, entre suspiro y suspiro, caí en cuenta de que jamás le dediqué una entrada en el blog. Así que, para reparar el error, hoy os traigo diez datos que quizás no sabíais sobre la película.

  1. Lost in Traslation se rodó en 27 días y sólo costó 4 millones de dólares. Recaudó casi 120 millones.
  2. Francis Ford Coppola (productor de la película), le recomendó a Sofía que rodara en digital porque era el futuro. Su hija prefirió la cinta porque era más romántica.
  3. Sofia escribió el papel protagonista exclusivamente pensando en Bill Murray, y siempre ha dicho que si él no lo hubiera aceptado seguramente la película nunca habría visto la luz. Después de dejarle más de cien mensajes en su contestador, consiguió una reunión con el actor y una promesa verbal de que lo haría; pero no estuvo segura de que se presentaría en el set hasta el primer día de rodaje. Murray suele decir que es su película favorita de todas las que ha hecho.
  4. Scarlett Johansson sólo tenía 17 años cuando rodó Lost in Translation, y no estaba muy segura de aceptar llevar ropa interior semitransparente en la escena inicial. Sofia Coppola modeló la ropa interior para la actriz, para mostrarle cómo y qué se vería. La toma inicial se inspira en un cuadro que puede verse en el decorado del hotel: Jutta, de John Kacere.
  5. Fumihiro Hayashi, quien canta durante las escenas en el karaoke es un viejo amigo de Sofia Coppola y quien le hizo de guía en su primer viaje a Japón.
  6. La voz de la esposa de Bob es la de Nancy Steiner, la diseñadora de vestuario de la película.
  7. La pelirroja que amanece en la habitación de Bob no era una actriz profesional: era la cantante del hotel donde se hospedaba el equipo, quien los conquistó con su interpretación de "Scarabough Fair" y así se ganó un pequeño papel en la película.
  8. Los protagonistas no se dirigen la palabra hasta pasada la media hora de cinta y, si os habéis fijado bien, sabréis que jamás se presentan.
  9. Muchos diálogos fueron improvisados, incluidos los de Bill Murray durante la sesión de fotos y la conversación sobre el masaje Shiatsu.
  10. El famoso beso del final tampoco estaba en el guión, lo que da para pensar que tampoco estaban escritas las palabras que dice Bob al oído de Charlotte. ¿Qué le dijo realmente? Hay tantas interpretaciones y los propios implicados han dicho tantas cosas al respecto que sospecho que nunca lo sabremos. Personalmente, me gusta creer que la idea es que cada uno interprete lo que quiera, y de esa forma le de el final que prefiera a este par :)
¿Os sabéis algún dato interesante sobre Lost in Translation? ¡Comentad más abajo para sumarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!