29 jul. 2015

10 lecciones de cine de Paul Thomas Anderson

Imagen vía @NYFF
A finales del año pasado, Paul Thomas Anderson fue invitado a realizar una masterclass en el Festival de New York. Durante la charla, además de repasar sus influencias, el director compartió diez lecciones de cine, las cuales comparto hoy.

1. Cualquier cosa puede inspirarte

Cuando Anderson comenzó a trabajar en Inherent Vice, se inspiró en un programa de televisión que veía cuando niño: Police Squad! (Jim Abrahams, David y Jerry Zucker, 1982). El recuerdo de lo visto y cómo lo disfrutaba fue lo que le ayudó a crear el ambiente de su película y le mantuvo de buen humor durante los momentos más difíciles

2. No hay reglas

A Anderson le sorprendió descubrir que podía hacer lo que quisiera en sus películas, y que eso estaba bien. Esa filosofía es la que aplica en su cine, y la que le ha permitido hacer películas que no dejan a nadie indiferente.

3. Lo importante es crear un ambiente

Es importante crear un ambiente porque forma parte de la historia que cuentas. Tienes que capturar las sensaciones y emociones que provoca un ambiente en particular, cómo se ven las cosas, qué tonos se observan. Todo forma parte de la historia.

4. Elige el camino más  difícil

Es mucho más fácil hacer la fotografía de una película gracias a las herramientas digitales para posproducción; pero Anderson cree que no esforzarse en conseguir la fotografía correcta desde el set es hacer trampas. Y que se perderán muchos artistas de la cinematografía si sólo dependemos de esas herramientas digitales.

5. La trama no es lo más importante

Anderson dice que no suele recordar la trama de las películas que ve, y sólo se queda con cómo le han hecho sentir, con emociones y detalles visuales. No cree que sea necesaria la cohesión para contar una historia.

6. La lógica emocional es más importante que la lógica narrativa

Anderson cree que hay una línea muy fina entre "eso no puede suceder" y "bueno, sí, podría ser". No traiciones la lógica emocional, y tu historia tomará vida.

7. Elige bien a tus actores

Cualquier detalle técnico puede fallar, pero tus actores pueden salvar la película. Realizar una película técnicamente buena, con actores que fallan, puede significar un fracaso. Los actores son fundamentales.

8. Conoce a tus personajes

Para que tus personajes resulten reales, debes conocerlos. Tienes que hablar de personajes con los que hayas convivido, que sean reconocibles por cualquiera que haya vivido en el mismo sitio que tú.

9. No esperes que la música haga tu trabajo

Ten cuidado cuando seleccionas la música. No se trata de mostrar tu buen gusto musical, sino de encontrar la música que complementa lo que estás contando en una escena.

10. Inspírate en cosas que ya se han hecho

Paul Thomas Anderson trabaja con el canal TCM de fondo, porque le sirve para observar lo que han hecho otros y descubrir recursos que le puedan ser útiles para sus películas. Además, descubrirás muchas cosas nuevas porque siempre hay algo que no has visto aún por mucho cine que hayas visto.

Podéis escuchar la charla completa (en inglés) aquí:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!