29 dic. 2014

The disappearance of Eleanor Rigby: Them


Tenía muchísimas ganas de ver The disappearance of Eleanor Rigby. Tenía muchísimas ganas de ver brillar a James McAvoy y Jessica Chastain en un proyecto innovador. Aunque lo que se estrenaba en salas era el montaje de "Ellos" y no la idea original de una doble sesión contando la historia desde el punto de vista de cada uno, quise verla como ejercicio para compararla con los otros montajes.

Escribo esto sin haber podido ver aún los montajes de la doble sesión, y con la sensación de que el montaje de ambos se queda cortísimo frente a lo que seguramente sea ver ambas historias. ¿Por qué? Porque cuando obligas a recortar de esa forma no siempre se puede contar una historia en condiciones. Y temo que eso ocurra con The disappearace of Eleanor Rigby y que por ello apenas escuchásemos hablar de ella.

Esto no significa que no me gustara. Me ha gustado. Me ha parecido una historia muy bonita, con muchos detalles y muchos matices. Quizás el saber que esta no era la idea original me ha hecho pensar que habrá aún más detalles en las historias por separado, y por eso me he quedado con sabor a poco.

Me he pasado las dos horas intentando pensar cómo se verá esa misma historia desde esos dos puntos de vista, qué tomas provenían de cada montaje, cuáles iban en los dos... me he pasado toda la película pensando en cosas que ahora quiero comprobar. Y creo que no la he disfrutado tanto como lo habría hecho de poder verlas las tres (sí, me habría dado un maratón con ellas encantada).

Quiero poder ver la(s) película(s) como pretendían que la(s) viéramos quienes han desarrollado el proyecto, quiero verla(s) como ellos querían que la(s) viera. No quiero que les obliguemos a sintetizar y darnos algo más "fácil de ver".

Quiero que cada persona que va al cine vaya a ver la versión que le apetezca, que podamos elegir si ver uno, dos o los tres montajes. No quiero que me impongan ver el montaje "para todo público", porque ese es el que más opciones tiene de llenar una sala. Quiero que sea el director, y nadie más que él, el que decida cómo se contará una historia.

Puede que nunca lleguen a estrenarse -ni siquiera en VOD- esos dos montajes que tantas ganas tengo de ver. Puede que nos quedemos sin tener la posibilidad de ver la historia tal y como se pretendía. Puede que no tengamos la opción de elegir si queremos verla de una forma u otra. Y eso me da mucha rabia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!