17 dic. 2014

La familia Fonda: Jane

Seguimos avanzando en el árbol genealógico de los Fonda que han hecho cine. Hoy pasamos a la segunda generación, repasando la carrera de la hija de Henry Fonda: Jane Fonda




Lady Jayne Seymour Fonda nació el 21 de diciembre de 1937 en la ciudad de New York. Su padre era el actor Henry Fonda, y su madre una socialite canadiense llamada Frances Ford Seymour. Su nombre es un homenaje a la tercera esposa de Enrique VIII, Jane Seymour, antepasado de su madre.

A Jane le gustaba el escenario: con 15 años daba clases de danza en Fire Island Pines, New York. Era muy buena estudiante: cursó estudios en la universidad de Vassar y estudió arte en París durante dos años.

En 1954 interpretó su primer papel en teatro, junto a su padre, en una muestra benéfica de The Country Girl, en la Omaha Community Playhouse. A su regreso de París, en 1958, decidió intentar suerte en el Actor’s Studio. Lee Strasberg le dijo que tenía talento, y le descubrió su gusto por la actuación.

Su debut en cine fue en 1960, en Tall Story (Joshua Logan, 1960). Interpretaba a una animadora intentando conquistar a una estrella de baloncesto (Anthony Perkins). En 1962 obtuvo una nominación a los Golden Globes por su trabajo en Walk on the Wild Side (Edward Dmytryk).

El papel que la llevó al estrellato fue el de Cat Ballou (Elliot Silverstein, 1965), una comedia del oeste. Ese mismo año se casó con Roger Vadim. Después, llegaron Any Wednesday (Robert Ellis Miller, 1966), Barefoot in the Park (Gene Saks, 1967) y Barbarella (Roger Vadim, 1968).En 1968 llegó al mundo su hija Vanessa, quien recibió su nombre como homenaje a la actriz y activista Vanessa Redgrave.

Logró el aplauso de la crítica con They Shoot Horses, Don't They? (Sydney Pollack, 1969), y también su primera nominación a los Oscars. Tan bien se encontraba su carrera, que dicen que se dio el gusto de rechazar los papeles protagónicos en Rosemary’s Baby y Bonnie and Clyde.

Su primer Oscar llegó en 1971, gracias a su trabajo en Klute (Alan J. Pakula). Pero eso no significó que le llovieran papeles interesantes: no fue hasta 1977 que logró cosechar otro éxito en el cine. La actriz había hecho del activismo político su prioridad, y el cine había pasado a segundo plano.

En 1973, después de su divorcio de Roger Vadim, Jane se casó con el activista Tom Hayden. Ese mismo año nació su hijo, Troy O'Donovan Hayden (conocido como Troy Garity). En 1977 “regresó al cine” con la comedia Fun With Dick and Jane (Ted Kotcheff), producida por su propia compañía: IPC Films. Por ella ganó un BAFTA y un Golden Globe. Ese mismo año fue nominada al Oscar por su trabajo en Julia (Fred Zinnemann).

Entonces decidió que iba a combinar sus dos pasiones, y que aceptaría solamente papeles en películas que trataran sobre temas importantes. Ganó su segundo Oscar en 1978 por Coming Home (Hal Ashby), la historia de un veterano de la guerra de Vietnam. Sus siguientes trabajos fueron The China Syndrome (James Bridges, 1979), sobre un accidente en una planta nuclear, y The Electric Horseman (Sydney Pollack, 1979), donde volvió a trabajar junto a Robert Redford.

En 1980 llegó Nine to Five (Colin Higgins), junto a Lily Tomlin y Dolly Parton, un éxito tanto de taquilla como de crítica. Y cumplió su sueño de trabajar junto a su padre: compró los derechos de On Golden Pond (Mark Rydell, 1981), la última película en la que trabajó Henry Fonda (y la que le dio un Oscar).

En 1982 lanzó su primer vídeo de ejercicios, Jane Fonda’s Workout, el cual es hasta día de hoy un clásico de los vídeos de ejercicio y la cultura popular. En total, la actriz lanzó 23 vídeos de ejercicios durante su carrera, y vendió 17 millones de copias combinadas. Además de publicar cinco libros sobre ejercicios y trece programas de ejercicios en audio.

En 1986 volvió a ser nominada a un Oscar. La película: The Morning After (Sidney Lumet), protagonizada junto a Jeff Bridges. En 1990 se retiró del cine, después de protagonizar junto a Robert DeNiro Stanley and Iris (Martin Ritt). Poco después se casó con Ted Turner, de quien se divorció en 2001. Y en 1994, se convirtió en Embajadora de la ONU.

Su regreso al cine fue con la comedia Monster-in-Law (Robert Luketic), en 2005. Ese mismo año publicó su autobiografía, My Life So Far, en la que describe su vida en tres actos -cada uno de treinta años- y asegura que tercer acto será el más importante.

En 2007 se unió a Garry Marshall en Georgia Rule, y en 2009 volvió al teatro interpretando a Katherine Brandt en las 33 Variaciones de Moises Kaufman y resultó nominada a un Tony por su trabajo en la obra.

Ese mismo año comenzó a mantener blog donde comentaba su regreso al teatro, entre otros intereses, y se enganchó a internet: la actriz es usuaria activa de YouTube, Twitter y Facebook.

También en 2007, el Festival de Cannes le otorgó la Palm D’Or Honoraria, privilegio que comparte con Jeanne Moreau, Alain Resnais y Gerard Oury. En 2008 entró al Salón de la Fama de California. Y un año después conoció a su actual pareja, el productor musical Richard Perry.

En 2010 se le diagnosticó cáncer de mama, del cual hoy se ha recuperado. Ese mismo año lanzó dos nuevos vídeos de ejercicios -ahora DVDs-, pensados para un público más mayor (o, mejor dicho, el mismo público que había comprado sus vídeos en los ochenta).

En 2011 publicó el libro Prime Time: Love, health, sex, fitness, friendship, spirit—making the most of all of your life, en el que cuenta historias autobiográficas, y otras que le han contado, y da consejo sobre cómo vivir mejor a partir de los 45 años.

Y prácticamente no ha parado desde entonces, en cine y en televisión: tuvo un papel recurrente en la serie de HBO The Newsroom, ha participado en la serie Grace & Frankie, y en 2015 estrenará Fathers & Daughters (Gabriele Muccino) y La giovinezza (Paolo Sorrentino).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!