19 feb. 2014

Her

her

Estoy perdidamente enamorada del universo que crea Spike Jonze en sus películas. Cada cosa que veo me gusta más, y Her no ha sido menos: la paleta de colores (esa niebla rosa de Los Angeles me tuvo suspirando), el vestuario, los escenarios, la fotografía, la banda sonora, los personajes… me ha gustado todo.

Y debo decir que me siento bastante desilusionada con la falta de nominaciones a Joaquin Phoenix. No sólo su papel es genial, lo interpreta de un modo excelente. Gran parte de la película transcurre con Joaquin interactuando con el vacío, y eso no es tan fácil como parece. También destaco el trabajo de Scarlett, que logró que su presencia en la historia fuera emocional aún sin aparecer en pantalla.

He leído mucho sobre las comparaciones con Lost in Translation. Sí, parece un diálogo con la película de Sofia Coppola. Podría verse como su lado de la historia, como su carta a Sofia. Sobre todo en la carta final. Pero quitando eso, Her es una historia muy interesante porque nos habla de las relaciones humanas, la soledad y cómo recurrimos a la tecnología para llenar espacios que podrían perfectamente llenar otros humanos.

Me ha gustado ver un universo donde se toma como algo totalmente normal una relación con un sistema operativo, porque ¿por qué no? Pero a la vez tuve sentimientos encontrados frente a esa relación, porque si bien entiendo la conexión de Theodore con Samantha, la idea de que no sea algo tangible es difícil de aceptar. Más que nada por la idea de que esa conexión que tiene con Samantha podría tenerla con una persona, pero es totalmente comprensible que la tenga con ella.

Debo detenerme aquí para no destripar la película. Her me ha gustado tanto como me ha hecho pensar. Y definitivamente quiero volver a ese mundo muchas veces más, sobre todo porque me ha pintado un Los Angeles que me ha dejado fascinada y me han entrado unas ganas terribles de encontrarme con él constantemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!