16 oct. 2013

Detrás del Mago de Oz

Me sorprende no haber dedicado una entrada aún a The Wizard of Oz, siendo que es una de mis películas favoritas y un clásico de clásicos. Siempre hay tiempo para enmendar un error, y hoy es el día en que os contaré sobre la película, aprovechando que el domingo pasado se cumplió el aniversario del inicio del rodaje de la película.

wizard-of-oz-poster

La MGM compró los derechos de la novela “The Wonderful Wizard of Oz” junto con los del musical y los de una comedia muda de Larry Semon inspirada en la novela (The Wizard of Oz, 1925). Se pagaron 75.000 dólares.

La idea de MGM era superar el éxito de Snowhite and the Seven Dwarfs, y ganarle a Walt Disney en la carrera por llevar la novela de L. Frank Baum al cine. Si bien se hicieron con los derechos y fueron los primeros en llevar la aventura de Dorothy al cine, Disney se desquitó años después produciendo tres películas inspiradas en el mundo de Oz: Return to Oz (Walter Murch, 1985), The Muppets’ Wizard of Oz (Kirk R. Thatcher, 2005) y Oz the Great and Powerful (Sam Raimi, 2013).

The Wizard of Oz es resultado de mezclar las tres obras (novela, musical y película): los compañeros de Dorothy (granjeros que conocía en Kansas) y el final son inspirados en la película de Larry Semon; la tormenta de nieve forma parte del musical (en la novela el Espantapájaros y el Hombre de Hojalata cargan con Dorothy a hombros, mientras que el León es llevado en un camión tirado por ratones). A pesar de tener los derechos del musical, el estudio decidió componer nuevas canciones, ya que consideraban que las originales no tenían mucha relación con la trama y los personajes.

La novela y la película son bastante diferentes aunque, en el fondo, creo que la historia de Dorothy sigue siendo bastante oscura. La sinopsis de Rick Polito es mi favorita, y la que más se ajusta a esto que afirmo: “Transported to a surreal landscape, a young girl kills the first person she meets and then teams up with three strangers to kill again” (Después de ser transportada a un escenario surrealista, una joven asesina a la primera persona que se encuentra. Posteriormente, se une a tres extraños para matar nuevamente).

Si habéis leído el libro sabéis que hay tigres-osos descuartizados, lobos decapitados, abejas que se auto-inmolan, y que los cuatro protagonistas reciben la orden del Mago de matar a la Bruja. Tratar de adaptar la historia a una película que la censura aprobara no fue nada fácil. Catorce guionistas fueron los responsables del proyecto. Pensaron en nuevos conflictos mucho más inocentes, siguiendo la indicación de convertir la historia en una comedia musical.

Los primeros borradores incluían nuevos personajes y situaciones: un hijo para la Bruja (al que ella quería colocar en el trono de Oz), una sobrina para Miss Gluch, un rescate del globo del Mago por parte del departamento de bomberos Munchkin, una princesa cantarina y un pretendiente cobarde que se transforma en león, un puente-arcoiris-trampa de la Bruja para Dorothy, y un interés romántico para Dorothy (uno de los granjeros).

Las ideas no colaron, y los guionistas retornaron a la novela para no alejarse demasiado de la historia original. El guionista “principal”, Noel Langley, recibe este título en los créditos por ser quien más ideas logró plasmar en el guión final; pero no le gustó demasiado el resultado final.

The Wizard of Oz no sólo fue difícil para los guionistas, también se dificultó encontrar un director. Cinco directores trabajaron en la película:

  • Richard Thorpe no tuvo mucha suerte: ninguna de sus escenas entró en el montaje final, y el estudio le reemplazó con George Cukor.

  • Cukor no llegó a rodar, sólo se limitó a cambiar el maquillaje de Judy Garland y Ray Bolger.

  • Victor Fleming rodó la mayoría de la cinta, hasta que se le asignó Gone With the Wind.

  • King Vidor rodó las secuencias que Fleming no completó: las escenas en blanco y negro. Sí, él es el responsable del tornado y de esa escena que todos tenemos en mente cuando escuchamos “Over the Rainbow”.

  • El quinto director en realidad era uno de los productores: Mervyn LeRoy. Se encargó del rodaje de algunas escenas de transición.

Si bien el trabajo de Richard Thorpe nunca llegó a verse en pantalla, en las dos semanas que llegó a dirigir rodó las escenas en las que Dorothy conoce al Espantapájaros y las del castillo de la Bruja. Las diferencias con la película que llegó a las salas son varias: Dorothy era rubia e iba maquillada como una muñeca, el Espantapájaros llevaba otro maquillaje y pantalones, la Bruja también llevaba otro maquillaje, Buddy Ebsen era el Hombre de Hojalata, el Camino Amarillo no se curvaba y estaba hecho de otro tipo de ladrillos. Todo esto se sabe por cintas caseras de Harold Arlen, ya que la cinta de Thorpe nunca vio la luz.

dorothy wizard of oz

El rodaje de The Wizard of Oz comenzó el 13 de octubre de 1938 y terminó el 16 de marzo de 1939. Costó 2.777.000 dólares, y ganó 3.000.000.

 

Recortes

El primer montaje de The Wizard of Oz duraba 120 minutos, lo que para entonces era demasiado. Había que recortar al menos 20 minutos de la cinta. El productor Mervyn LeRoy fue el encargado de decidir qué eliminar, y lo hizo a partir de tres proyecciones. El montaje original sólo fue proyectado una vez en California y los asistentes fueron los únicos en ver la famosa escena del baile Jitterbug: fue el primero en desaparecer en la sala de montaje, junto con la versión larga del baile del Espantapájaros (“If I Only Had a Brain”).

La segunda proyección fue de 112 minutos. LeRoy recortó la segunda versión de “Over the Rainbow” (en el castillo de la bruja), una escena en la que el Hombre de Hojalata se convertía en una especie de colmena, la escena en Ciudad Esmeralda donde volvían a cantar “Ding Dong The Witch is Dead”, una escena en la que Hickory construía una máquina para protegerse de los tornados, y muchas líneas de diálogo de la Bruja.

Para la tercera proyección, la película duraba 101 minutos. Y así se quedó, aunque podría haber durado menos: el estudio pensaba que la secuencia de Kansas era demasiado larga y quería eliminar la escena de Dorothy cantando “Over the Rainbow”. Además, pensaban que los niños no la entenderían, y que ver a Judy Garland cantar en una granja era degradante. Me alegra que al final no la quitaran.

En 1998, Warner Bros. consideró volver a montar la escena del baile del Espantapájaros, pero no lo hizo. Sin embargo, podréis verla en el DVD de extras de la Edición Especial. Y aquí:

 

Casting

MGM tenía en mente una lista de nombres para The Wizard of Oz que finalmente no hicieron historia: W.C. Fields como el Mago y Charlotte Henry como Dorothy. Ninguno de los dos se encontraba disponible, por lo que el proyecto no avanzó hasta que apareció Judy Garland.

Y, aunque Judy Garland se quedó con el papel, varias actrices más fueron consideradas para el papel de Dorothy: Shirley Temple, Deanna Durbin y Bonita Granville, por ejemplo. Como Judy era mayor de lo que se suponía que debía ser Dorothy, usaba una especie de corsé que le aplanaba el pecho para que pareciera menor.

La Bruja del Oeste originalmente sería una mujer hermosa, y sería interpretada por Gale Sondergaard. Pero el que fuera guapa iba en contra de la idea de que las brujas son feas, idea que los productores consideraban importante para la historia. Probaron maquillar a Gale Sondergaard para convertirla en bruja fea, pero la actriz renunció al papel al ver el resultado.

Sondergaard fue reemplazada por Margaret Hamilton, quien siempre adoró la novela. Margaret imaginó a su bruja como una persona que odiaba todo, que era infeliz y solitaria. Su bruja era una mujer frustrada, que nunca obtuvo lo que quería. Lo que no esperaba: su bruja asustaba a los más pequeños. Trabajó 23 semanas, aunque fue contratada para seis. La mayoría de sus escenas fueron recortadas o eliminadas.

Ray Bolger iba a interpretar al Hombre de Hojalata; pero prefirió interpretar al Espantapájaros porque su ídolo, Fred Stone, había interpretado el papel en teatro durante 1902 (fue considerado para la película, pero era muy mayor). Buddy Ebsen iba a ser el Espantapájaros, y accedió a intercambiar papeles con Bolger. El papel del Espantapájaros obligó a Bolger a llevar una prótesis de goma que imitaba tela. La marca de esa textura le quedó grabada en la cara durante más de un año.

El maquillaje del Hombre de Hojalata también trajo problemas. Tenía aluminio, lo que afectó los pulmones de Ebsen y le causó una alergia tan grave que acabó en el hospital. Fue reemplazado por Jack Haley; pero su voz puede escucharse en “We’re off to see the Wizard” e “If I were King of the Forest”. La voz de Haley es la de “If I only had a heart” e “If I only had the nerve”. Jack Haley tiene, además de voz de Ebsen, una voz falsa cuando es el Hombre de Hojalata. Su voz real es la de Hickory, en Kansas. La voz del Hombre de Hojalata es la que Haley usaba para contar historias a su hijo.

El León Cobarde iba a ser interpretado por Jackie the Lion (el león de la MGM), y doblado por un actor; pero se decantaron por un humano: Bert Lahr. Su maquillaje incluía una bolsa de papel, lo que le prohibía comer sin arruinar el maquillaje. Cansado de la sopa y los batidos, Bert Lahr decidió que sería mejor que le maquillaran dos veces al día. Su traje pesaba unos 40 kilos y estaba hecho de piel de león. El set era tan caluroso que le hacía sudar, y por la noche debían secarlo para que pudiera usarlo al día siguiente. No olería muy bien.

El Mago fue escrito para W.C. Fields, a quien le ofrecieron 75.000 dólares y varios pequeños papeles más para darle más tiempo en pantalla. Fields quería 100.000, y rechazó el trabajo. El elegido para reemplazarlo fue Frank Morgan, a quien podemos ver como el Mago, el Profesor Marvel, el portero, el cochero con un caballo de otro color y el guardia del Mago.

Judy Garland hangs out with the Munchkins while taking a break from filming the Wizard of Oz

Los Munchkins fueron interpretados por los Singer Midgets, un grupo europeo. Muchos no eran verdaderos cantantes y apenas hablaban inglés, por lo que fueron doblados. Sólo dos de ellos hablan realmente en la cinta final: los que dan flores a Dorothy cuando sube al carruaje. Tenían un salario menor que Toto: el perro cobró 125 dólares a la semana, y ellos 50. Trabajaron 6 días a la semana.

Toto (Terry) no sólo cobró más que los Munchkins, tuvo un doble: lo pisaron durante una escena y fue sustituido durante dos semanas. Al finalizar el rodaje Judy Garland intentó adoptarlo; pero su dueño no quiso regalárselo.

 

Detrás de cámaras

  • Para poder maquillar a todos los actores que necesitaban prótesis, la MGM contrató personal al que entrenó en la aplicación de un tipo específico de prótesis. Los maquilladores se colocaban en fila e iban colocando su prótesis a los actores como si se tratara de una línea de ensamblaje.
  • El tornado era de muselina, medía casi 11 metros, y se agitó alrededor de miniaturas de una granja en Kansas.
  • La toma de la caída de la casa de Dorothy se hizo dejando caer una casa en miniatura sobre una pintura de un cielo. La cinta se revirtió para lograr el efecto.
  • Los caballos de Ciudad Esmeralda fueron pintados con cristales de gelatina. Había que rodar rápido, porque los caballos se lamían y se quitaban el color.
  • La nieve de la escena del campo de amapolas era asbesto. Ya se sabía que no era bueno para la salud.
  • Durante la escena del bosque encantado, varios actores interpretando a los Monos resultaron heridos: los cables que los sostenían se rompieron y los actores sufrieron varias caídas.
  • Surrender Dorothy” fue escrito en un tanque de agua, con una bruja en miniatura que llevaba una aguja hipodérmica llena de leche. Se filmó desde abajo, por lo que se escribió en espejo.
  • Cuando la bruja intenta robarse las zapatillas, es rechazada por “fuego”: zumo de manzana. Se aumentó la velocidad de la película en esta toma para lograr el efecto.
  • El camino amarillo revelaba verde en las primeras pruebas de Technicolor. Se ajustó el color durante el proceso, algo que en aquella época aún no era común.
  • Las zapatillas eran plateadas (como en el libro), pero Louis B. Mayer las prefirió rojas porque consideraba que al ser una película en Technicolor se verían mejor.
  • La escena en la que Dorothy “entra” en Oz se hizo pintando el interior de la casa de sepia. La Dorothy que abre la puerta es una doble, vestida de sepia.
  • La escena en la que el Mago entrega premios a los protagonistas iba a ser musical. Las líneas de diálogo iban a ser cantadas, pero se decantaron por transformarlas en prosa.
  • Se consideró hacer una secuela con los actores originales. Aún con Judy Garland siendo una estrella, el estudio pensó que gastaría demasiado y que se retrasaría lo mismo que la primera, no valdría la pena.

Hay muchísimas cosas más que contar sobre The Wizard of Oz, así que os invito a aportar vuestras curiosidades en los comentarios.

3 comentarios:

  1. Excelente, Excelente, Excelente...sin palabras para un trabajo tan magistral.Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante!
    una de las mejores películas de la historia,y ni hablar de la banda sonora!

    ResponderEliminar

¡Habla! ¡Te leo!