22 may. 2013

Manic Pixie Dream Girl: Dogma made in España

406255905_640

Tenía ganas de darle una oportunidad a alguno de los #littlesecretfilms, así que empecé por la primera película que figura en el website del movimiento: Manic Pixie Dream Girl, de Pablo Maqueda. No sabía qué esperar, y la verdad es que me ha sorprendido mucho lo que he visto. Es tan simple y a la vez tan dura que no he podido evitar ponerla por aquí para invitaros a verla. Sí, esta vez os invito a verla, a leer y a opinar, claro.

Aplausos a Rocío León por la interpretación. Excelente. El montaje es muy bueno, quitando que al principio es un poco lento y puede aburrir un poco. Me hizo reflexionar, eso es buenísimo. Me encantó que está inspirado en videos que todos hemos visto alguna vez, en fenómenos como artistas que surgen online, fans, bullying, gurús… y me gustó el análisis.

Siempre digo que Internet es la realidad aumentada, porque eso que vemos online ocurre en el mundo a diario y con internet se masifica. El ataque gratuito ocurre todo el tiempo; pero claro, no nos ocurre a todos todo el tiempo. Sin embargo, eso que está en Internet no se borra, y al ser masivo es aún peor. Creo que Internet aumenta todo, lo bueno y lo malo. Manic Pixie Dream Girl se enfoca en lo malo. Y con una sorprendente sencillez nos deja en silencio, reflexionando en lo que somos y lo que hacemos impunemente.

Por supuesto que no todo es malo, gracias a Internet tenemos muchas cosas buenas también. No sólo criticamos y atacamos impunemente, también se pueden hacer cosas buenas. Personalmente he tenido la suerte de que Internet no me ha dado ninguna cosa mala, sólo he sacado cosas buenas. Pero también puede tener que ver que mi paso por Internet es un poco más anónimo que el de otros. Esto no quiere decir que crea que por eso no me expongo a ataques gratuitos, por supuesto que no. Por suerte he pasado “desapercibida” y no me han llegado. Y espero que si algún día me llegan, no afecten tanto como pueden llegar a afectar.

Dejo de lado la reflexión sobre Internet, porque esto es un blog de cine (y porque da para mucho), y me centro en la peli. Además del pedazo de tema con el que se mete, me gusta que –en mi caso- no esperaba el final que tiene. No esperaba ver lo que vi. Me gusta que la sinopsis no dice nada, no cuenta la peli. Me gusta que va llevando al espectador sin dejarle prever lo que vendrá. En resumen, me ha encantado Manic Pixie Dream Girl. Es diferente, es única y es muy especial. Y, en consecuencia, tengo ganas de seguir viendo Dogma español, de seguir viendo muchos #littlesecretfilms.

Hace poco hablaba en Twitter de que era hora de que surgiera talento joven, que tomáramos la posta de las leyendas y creáramos algo que diera a generaciones futuras algo a lo que aspirar, nuevos ídolos que les inspiraran a crear algo. Espero que este movimiento no sea efímero, porque con sólo ver una película me basta para saber que hay mucho talento por ahí y que si estamos escondidos debajo de piedras no llegaremos a ninguna parte.

Espero que surjan más #littlesecretfilms –y otros movimientos también-, que os inspiren y que creéis algo en lo que creáis, que el arte y la pasión no mueran (a pesar de las críticas, que ya sabemos que son duras; pero no matan). No dejemos que las limitaciones de la industria, la falta de recursos y los miedos nos prohíban cumplir sueños. No dejemos que nuestras voces se apaguen. Hay que crear, hay que hacer cine (y cualquier otro tipo de arte), y hay que luchar por los sueños. Se cumplen, os lo prometo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!