17 dic. 2012

La Odisea de Cousins: Los noventa, la llegada del digital y la pérdida de realismo

Romeo + Juliet

La penúltima hora de Story of Film: An Odyssey comienza anunciando que veremos cine de Tarantino, los Coen y Baz Luhrmann. No hace falta nada más: ya sabemos qué nos encontraremos. Sin embargo, luego Cousins nos habla del digital y el analógico -usando como ejemplo Gladiator, de Ridley Scott-. Nos enseña cómo en lugar de trabajar sobre la cinta se comenzó a agregar digitalmente efectos y detalles. Y nos cuenta que una de las primeras películas con CGI “moderno” es Terminator 2, completamente diferente al CGI de Anchors Aweigh. Nos lleva a los inicios de la animación, y nos muestra cómo la historia se repite cuando llegamos a tiempos más modernos.

Mark Cousins nos dice que el cine de los noventa era espectacular, sobre lo que podíamos ver más que lo que queríamos ver. Nos dice que todas las técnicas cinematográficas deberían ser utilizadas de forma que innoven, y nos pone como ejemplo Toy Story. Además, utiliza Blair Witch Project para demostrar que innovar no tiene por qué significar una gran inversión ni equipos caros. Vuelve a hablarnos de Zhang Yimou y su cine para enseñarnos que el cine asiático fue el más innovador de la época.

El postmodernismo y sus características son presentados a través del final de Mean Streets, de Martin Scorsese, que repite la escena de The Great Train Robbery. Cousins nos muestra cómo los noventa fue la década en la que los directores miraron hacia atrás y decidieron volver a mostrarnos las mismas imágenes. Utiliza Pulp Fiction, de Quentin Tarantino, para darnos una clase magistral de cómo obligar al espectador a escuchar. Nos muestra cómo el cine de Tarantino es un eterno homenaje a ese cine del que se alimentó (el mismo director siempre dice que él aprendió viendo cine). Del cine de Tarantino pasamos a sus guiones, y por supuesto, habla de Natural Born Killers (una de mis películas favoritas).

Lo siguiente en los noventa es recorrer el cine de los hermanos Coen. Repasamos sus películas, vemos detalles, los homenajes al viejo Hollywood, el surrealismo y el arte. De ellos pasamos a Gus Van Sant, comenzando por My Own Private Idaho. El propio Van Sant nos habla de cómo la pintura influenció su película, y cómo The Shining le sirvió de inspiración para montar la toma del granero cayendo para ilustrar el orgasmo de River Phoenix. Luego, Cousins nos enseña las dos Elephant (la de Van Sant y la de Alan Clark) tienen más en común que el nombre, y cómo una influenció a la otra. Van Sant también nos cuenta que Tomb Raider (el juego) y el cine europeo -además del adorado Ozu- fueron gran influencia a la hora de definir el tipo de tomas que integraría en sus películas.

Cousins hace un gran ejercicio comparando las dos versiones de Psicosis, plano a plano en una pantalla dividida. Comprobé aquellas pequeñas diferencias entre una y otra que había notado cuando vi la versión de Van Sant, y me sorprendí cuando dice que son diferentes películas (a diferencia de todo el mundo, que solemos llamar a la segunda “copia”). El propio Van Sant tiene la oportunidad de explicar el ejercicio que realizó y sus motivaciones, y eso me gustó mucho.

Lo siguiente es hablarnos de la sátira en los noventa. Comenzamos con Robocop, y seguimos con Verhoeven explicándonos lo que buscaba comunicar y retratar en sus películas. De allí nos vamos a Australia y Nueva Zelanda, donde nos presenta a Jane Campion y su cine que retrata el mundo desde un punto de vista subjetivo. De Jane Campion nos vamos al cine postmodernista de Baz Luhrmann. Luhrmann se presenta explicándonos por qué cree que Bollywood y Shakespeare tienen mucho en común, y Cousins nos lo enseña con su Romeo + Juliet.

Luhrmann nos explica las decisiones que le llevaron a rodar Romeo + Juliet de la forma en que lo hizo. Me resultó simpático que dijera “estéis de acuerdo o no, esto fue lo que me llevó a hacerlo así”, porque creo que no tiene por qué pensar en quienes le criticaron sus decisiones. El director continúa explicando las escenas más destacadas de la película, y si ya la adoro, ahora a subido un escalón en mi lista de películas que adoro. Luego nos habla de Moulin Rouge, la que apoda la “definición del cine digital de los noventa”.

Cousins cierra la penúltima hora de su Story of Film: An Odyssey resumiendo los noventa en una secuencia de imágenes de los directores que han hablado sobre su cine. Y nos promete que nos llevará al Siglo XXI mientras nos deja en un túnel al que entramos a través de un phantom ride.

Esta hora me ha hecho recordar lo mucho que disfruto del cine de los noventa, sobre todo porque he tenido la posibilidad de repasarlo junto a directores que admiro. Confieso que acabé la hora con muchas ganas de repasar la filmografía de Van Sant y Luhrmann, además de volver a ver a mi adorada Natural Born Killers. Sólo me queda una hora y una década de Historia del Cine por disfrutar, y la verdad es que no quiero que esta odisea se acabe porque me lo estoy pasando aún mejor de lo que esperaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!