17 feb. 2012

The Iron Lady y el Oscar de Meryl

the-iron-lady-poster-uk
“I will never be one of those women… one’s life must matter!”

Desde el día en que vi la imagen de Meryl Streep caracterizada como Margaret Tatcher empecé una cuenta regresiva personal para –por fin- verla llevarse un Oscar. Sabía que ESTE era el papel, aún sin haber visto el trailer. Y el trailer terminó de convencerme. Pero no fue hasta que vi los primeros 3 minutos de The Iron Lady, que supe que si no se lo daban esta vez sería una terrible injusticia.

El personaje de Margaret Tatcher siempre me intrigó. Y la forma en la que Phyllida Lloyd decidió contarnos su historia, su vida, me pareció de lo más adecuada para el personaje y su historia. Me encantó el uso de flashbacks, que normalmente no me convencen cuando se recurre demasiado a ellos. Me gustó mucho la edición, el maquillaje, el vestuario. La fotografía tiene detalles muy interesantes.

Pero más que nada, me encantó Meryl Streep. Maravillosa. Es verdad que siempre me gusta Meryl, que todo lo que hace me parece maravilloso. Pero también es verdad que podría haberse convertido en una mala caricatura de un personaje histórico. Y reconozco que la película y el papel son, como el año anterior The King’s Speech, perfectos para el Oscar (incluidos montajes y escenas similares). Sin embargo, no creo que porque sean perfectos para los premios se los merezcan menos que otros.

Y que año tras año la veo perder frente a actrices que quizás se destacan una sola vez en su carrera, y ella siempre maravilla con cada cosa que hace. Por eso, quiero y espero que este sea el año de Meryl. Porque, además, hasta el momento no creo que nadie lo merezca más que ella. En todo caso podría ser Viola Davis; pero creo que no hay comparación: el trabajo de Meryl Streep destaca mucho más.

Es verdad que la película ilustra a una Tatcher quizás demasiado teatralizada para el cine, pero dudo que The Iron Lady funcionase si la hubiesen retratado más fría y menos “humana”. En cierto modo, mi imagen de Margaret Tatcher es un poco la de una mujer que se endurece para escalar posiciones en un mundo dominado por hombres, una mujer fuerte. Que está retratada de un modo más empático para la película, sí; pero eso no quita que el resultado sea excelente.

Trailer subtitulado

Sí, The Iron Lady sigue un esquema establecido en el cine. Un esquema que funciona, y que por eso se aplica. Pero eso no quita ni un ápice de valor al trabajo de todos y cada uno de los implicados. Menos el de Meryl Streep, quien es, sin duda, la persona que se merece el Oscar a la Mejor Actriz de este año.

3 comentarios:

  1. Mi opinion....ella es mala actriz,. se lo dan por pena.....al verla sabes q esta actuando y eso es terrible, tine en todos sus papeles las mismas poses....siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Las mismas poses? Dime qué tienen en común, por nombrarte algunos de sus últimos trabajos, sus personajes de Julie & Julia, The Devil Wears Prada, Doubt, Mamma Mía... ¿Hablas en serio? Meryl Streep es una actriz versátil y talentosísima. Por supuesto que no tiene por qué gustarte su método; pero de ahí a decir que todos sus papeles son iguales...

      Eliminar
  2. Ella es genial en todo lo que hace y gracias a dios se le hizo justicia y se le recompenso por este papel que mas que un papel es una reencarnación, un habitar en el personaje. Excelente actriz.

    ResponderEliminar

¡Habla! ¡Te leo!