24 jun. 2011

First Kill in C Minor: Volvemos con los cortos

Os dejo un corto simple, sencillito, como me gustan. Se llama First Kill in C Minor, y lo encontré en el canal de YouTube de Once a Week Film Festival, un canal que publica cortometrajes enviados de todas partes (el único requisito es que duren menos de 15 minutos).

¡Espero que os guste!

Horror music film by PianoNextDoor. Images, Sound and Composition ©2011 Jonathan Benny

23 jun. 2011

Pequeñas mentiras sin importancia

Mise en page 1

Les Petits Mouchoirs es un poco larga: dos horas y media. Pero debo decir que la construcción de los personajes y de la historia hacen que merezca la pena sentarse, y concentrarse en ellos esas casi tres horas. Cada uno de los personajes, sus historias y su relación con el resto son interesantísimos.

Guillaume Canet supo desarrollar una historia bastante complicada –por el protagonismo de tantos personajes-. Puede que se le fuese un poco de las manos en cuanto a lo larga que resulta la peli; pero para quienes nos metimos en la historia, y disfrutamos de sus personajes y el trabajo actoral, hay que decir que resulta casi perfecta así como está.

El trabajo de todos los actores es buenísimo, pero el que más disfruté fue el de Marion Cotillard. Actriz increíble, nunca decepciona. Todos los involucrados en la película supieron dar a sus personajes lo que ellos les pedían, y ninguno peca de exageración. Realmente me gustó mucho el trabajo actoral.

No os cuento mucho más porque no quiero contaros toda la película, pero os digo que no la veáis sin pañuelos cerca…  

Trailer en francés

16 jun. 2011

Le Concert

le-concert
Mi conocimiento del cine ruso es muy poco. Se limita a alguna peli de clásica (El acorazado Potemkin, La Madre), y una de mis películas favoritas: El arca rusa. Así que cuando me encontré con Le Concert (que el nombre en francés no os confunda, ¡es rusa!) morí de curiosidad. Además, Mélanie Laurent tiene un papel en la peli, lo que terminó por convencerme.
Resultó ser una película sencilla, donde los rusos se ríen de sí mismos y los tópicos que se han creado alrededor de su cultura. Además, es una película sentimental, con un toque triste y melancólico. En resumen, se trata de una película simpática, que puede arrancar alguna sonrisa y alguna lágrima. Y esto último fue lo que me ocurrió a mí. El concierto de Tchaikovsky, música que me encanta, logró que me emocionase, y que el desenlace de la historia borrase cualquier cuestionamiento que pudiese surgir. Al final, me he quedado con una sensación muy bonita, y con ganas de ver más cine ruso.

9 jun. 2011

Le Petit Nicolas

le-petit-nicolas

¡Qué ternura de película! Me recordó un poco a Little Rascals (1994), pero sólo un poco. El mundo a través de los ojos de un niño da mucho de sí, y el mundo de Nicolas es maravilloso. Viendo esta película me reí muchísimo de las cosas más tiernas e inocentes. Me lo pasé en grande viendo al pequeño Nicolas y sus aventuras, riéndome con los malentendidos, y disfrutando de la belleza con la que la historia está contada.

 

Le Petit Nicolas está basada en la serie de libros con el mismo nombre. Si no la conocéis, podéis leer más sobre ella en Wikipedia o en el sitio web oficial (en francés).

7 jun. 2011

Angel-a

angel-a

Belleza de película. Me ha hecho recordar cuánto amo el cine de Luc Besson. Paris en blanco y negro es quizás mi favorito –tanta nouvelle vague-, y el Paris que nos muestra Besson en Angel-a es tan perfecto como siempre. Y verlo a través de la historia de una persona sin esperanzas, ver cómo recupera esas esperanzas y cómo se enamora de la ciudad es aún mejor.

Adoré esta película, todas y cada una de las cosas que hay en ella. El detalle, los planos, la edición, la fotografía. Me pareció maravillosa. Jamel Debbouze es un actor que me encanta; y Rie Rasmussen es quizás mejor actriz cuando calla, pero me pareció muy buena elección para su personaje.

 

No tengo palabras para explicar lo mucho que disfrutaron mis ojos viendo Angel-a. No existen. Mejor que la veáis vosotros mismos.

4 jun. 2011

Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides

pirates-of-the-caribbean-on-stranger-tides-movie-poster-02

Me obligué a ver la cuarta entrega de Pirates of the Caribbean. Por Johnny Depp, Penélope Cruz, Geoffrey Rush. Me obligué, porque no creo que esta cuarta entrega fuese necesaria. Pienso que la tercera ya era suficiente, que se forzó una historia que daba de sí muchísimo; pero que en algún momento tiene que terminar.

Adoro a los piratas, adoro a Jack Sparrow. Adoro verles, pero creo que ya es suficiente. Disney nos entrega una vez más lo mismo de siempre: en el fondo -a nivel de estructura- la saga es siempre lo mismo. Siempre se busca algo, siempre hay tensión entre Jack y una mujer pirata, siempre lo mismo.

Además, la peli se me hizo bastante larga. Lo mismo ocurrió con la tercera entrega, en la que la presentación de personajes e historia, se me hace muy larga. Que dediquen una hora para contarnos de qué va la peli cansa un poco. Luego viene lo bueno, pero nadie me quita que esté una hora deseando que empiece la acción.

Me lo pasé bien, no voy a mentir. Me reí con Jack y su padre, me gustó ver a Penélope jugar a los piratas. Disfruté la historia, sobre todo la parte en la que salen las sirenas. Pero al terminar la peli, y más allá de que me lo pasé bien, me quedé con la sensación de que es más de lo mismo. De que para ver a Jack Sparrow no necesito ver cien veces al personaje en diferentes escenarios, me basta con volver a ver cualquiera de las tres pelis anteriores.

Siempre disfruto de mis piratas, pero creo que ya es demasiado. Espero que Disney deje de insistir con la saga, que no maten la historia. Y espero que Johnny no acepte hacer la quinta entrega que planifican. Ya es suficiente, de verdad.