13 oct. 2010

Come, Reza, Ama… Y ten un final predecible

Mi amigo, el de los finales felices, me recomendó verla. Debía habérmelo imaginado… Me ha gustado toda la película, menos el final. Definitivamente, estoy harta de finales predecibles.

Algunos critican que la historia sea la de una mujer que lo tiene todo y aún es infeliz. Yo les pregunto, ¿tener casa, marido y trabajo lo es todo? No estoy de acuerdo. Si la protagonista es infeliz, no lo es porque esté cansada de tenerlo todo. Se siente incompleta, no ha hecho nada de lo que ella realmente quería. Por eso me ha gustado su historia.

Me identifiqué con la necesidad de cambiar, de hacer aquello que uno desea. Me ha ocurrido y me ocurre muchas veces, y sí, yo también me escapo aunque sea unos días. O me voy a otra ciudad, o a otro país, o me mudo… Por eso entiendo a la protagonista, porque a veces uno necesita salirse del mundo cómodo y conformista que se crea, y probar vivir cosas distintas.

A diferencia también de muchos de los que he leído que han comentado la película, mi parte favorita fue la de rezar. Es simpático que una persona atea se sienta más cercana a eso; pero creo que fue el mayor reto en la historia, y las cosas que vivió me resultaron mucho más interesantes. Lo de comer e Italia está muy bien. El problema fue llegar a lo de amar.

Un poco de investigación me sirvió para saber que el final de la peli y el del libro son un poco distintos. No es que realmente cambie la historia, pero sí algunos detalles. Sin embargo, la historia del personaje culmina de igual modo: amando. Si es que al final estamos hablando de otra chick flick, que no le busquemos la vuelta.

Más allá de mi disgusto por el final (aunque no por todo el final), la peli se merece su oportunidad. Especialmente porque al menos dos tercios de la película me sentí completamente identificada.

2 comentarios:

  1. La mandé a la lista de películas "para ver en el cable".

    ResponderEliminar
  2. XD
    Que no me haya gustado el final no significa que sea mala, hay mucha gente que la disfrutó...
    Pero sí, definitivamente es de esas pelis que miraría una tarde de lluvia.

    ResponderEliminar

¡Habla! ¡Te leo!