30 oct. 2010

Spooky Halloween 2010!!!!



¿Una peli de terror hermosa? Sí. Una mezcla de muchos estilos, distintas historias, y un personaje que me me fascina y atemoriza del mismo modo. Trick ‘r Treat debe ser la mejor película de terror de los últimos años… Si no la habéis visto, ¡vedla ya!

Gracias Angel, que me la recomendó el Halloween pasado. ¡Tenías mucha razón!

23 oct. 2010

Introducción al mundo de Fellini

Hoy os voy a hacer una recomendación. Está relacionada con el cine, pero no se trata de una película: es la muestra Fellini: el Circo de las Ilusiones (Caixa Forum, Madrid, hasta el 26 de diciembre, entrada gratuita).

La muestra recorre los aspectos más importantes y característicos de su cine. Es muy interesante. Además, está orientada a todo el mundo, hay actividades para niños, adultos y cinéfilos. Si estáis en Madrid, no os la podéis perder (si estáis en Barcelona, lo siento, se me pasó avisaros cuando estuvo por allí).

21 oct. 2010

Cinema Paradiso, una historia sobre cine y otros amores



Últimamente mucha gente ha estado hablando de esta peli. Y lo han hecho tanto, que no pude evitar sentir ganas de verla. Cinema Paradiso es una historia de amor al cine, una historia maravillosa sobre lo que genera el cine en esas personas que tanto lo amamos. Es una película que emociona hasta al corazón más frío, que lleva a las lágrimas (os confieso que al acabar de verla siempre tengo la cara empapada). ¡Y es tan sencilla!

No sólo nos cuenta la historia de la relación entre un niño y un proyectista. Nos cuenta cómo el cine es capaz de dejarnos huellas, de hacernos reír y llorar, de unirnos. El placer de lo prohibido, la fascinación que despierta esa sala oscura y los personajes en la pantalla, cómo nos afecta y nos hace ver la vida con otros ojos.

Si hay algo que disfruto de esta película, es que nos relata una historia combinando en ella personajes y películas que han hecho historia. Nos habla de la sociedad, de la vida y de todas esas cosas que nos pasan; vivamos en un pequeño pueblo de Italia, o donde sea. ¡Y qué música!

Cierto es que esta peli me recuerda a mí misma y a mi historia personal. Mi historia de amor al cine es muy parecida, y seguro que la de muchos cinéfilos más también. Pero Cinema Paradiso no es una película sólo para cinéfilos, sino para todos. Porque todos hemos vivido una historia especial, todos tenemos bonitos recuerdos de personas que han pasado por nuestras vidas. Y todos tenemos películas que nos han tocado el alma.

16 oct. 2010

Grandes inicios en el cine: mis escenas y créditos favoritos

Ayer hablaba con una compañera sobre cómo los finales en el cine son lo que más nos queda. Al llegar a casa, me encuentro con este artículo sobre los créditos iniciales, y me inspiró a compartir con vosotros mis créditos y escenas de apertura favoritos.
La siguiente “lista” no tiene orden particular, fue del modo en que se me ocurrieron, y que los encontré. Creo que me dejo alguno que no logré encontrar vídeo para compartir:
  • The Virgin Suicides y Lost in TranslationSofia Coppola

  • Almost FamousCameron Crowe

  • Catch me if you canSteven Spielberg

  • Se7enDavid Fincher

  • Raging BullMartin Scorsese

  • VertigoAlfred Hitchcock

  • Tim Burton – No puedo elegir uno, su estilo me encanta (ya lo sabéis de sobra). Están sólo los que encontré, pero realmente creo que me gustan todos.

  • Forrest Gump Robert Zemeckis

  • Pulp Fiction y Kill Bill Vol. 1Quentin Tarantino

  • Manhattan y Stardust MemoriesWoody Allen

  • ScreamWes Craven

  • Apocalypse NowFrancis Ford Coppola

  • Citizen KaneOrson Welles

  • Natural born killersOliver Stone

  • Pirates of the CaribbeanRob Marshall
¿Cuáles son vuestros favoritos?

13 oct. 2010

Come, Reza, Ama… Y ten un final predecible

Mi amigo, el de los finales felices, me recomendó verla. Debía habérmelo imaginado… Me ha gustado toda la película, menos el final. Definitivamente, estoy harta de finales predecibles.

Algunos critican que la historia sea la de una mujer que lo tiene todo y aún es infeliz. Yo les pregunto, ¿tener casa, marido y trabajo lo es todo? No estoy de acuerdo. Si la protagonista es infeliz, no lo es porque esté cansada de tenerlo todo. Se siente incompleta, no ha hecho nada de lo que ella realmente quería. Por eso me ha gustado su historia.

Me identifiqué con la necesidad de cambiar, de hacer aquello que uno desea. Me ha ocurrido y me ocurre muchas veces, y sí, yo también me escapo aunque sea unos días. O me voy a otra ciudad, o a otro país, o me mudo… Por eso entiendo a la protagonista, porque a veces uno necesita salirse del mundo cómodo y conformista que se crea, y probar vivir cosas distintas.

A diferencia también de muchos de los que he leído que han comentado la película, mi parte favorita fue la de rezar. Es simpático que una persona atea se sienta más cercana a eso; pero creo que fue el mayor reto en la historia, y las cosas que vivió me resultaron mucho más interesantes. Lo de comer e Italia está muy bien. El problema fue llegar a lo de amar.

Un poco de investigación me sirvió para saber que el final de la peli y el del libro son un poco distintos. No es que realmente cambie la historia, pero sí algunos detalles. Sin embargo, la historia del personaje culmina de igual modo: amando. Si es que al final estamos hablando de otra chick flick, que no le busquemos la vuelta.

Más allá de mi disgusto por el final (aunque no por todo el final), la peli se merece su oportunidad. Especialmente porque al menos dos tercios de la película me sentí completamente identificada.

12 oct. 2010

The boy in the plastic bubble: ¿la habéis visto?

Los telefilms son para mí lo peor. Los detesto. Son predecibles, todos iguales, y demasiado ridículos. Los actores nunca logran convencerme, aunque no sé si es culpa suya o de los directores que no les exigen lo suficiente. No sé si a vosotros os pasa igual, que los fines de semana -al menos los lluviosos- evito mirar la tele porque lo único que hay son de esas películas (aunque a veces hay excepciones, claro).

Pero mi odio hacia los telefilms no evita que de vez en cuando caiga en sus redes. Magnificent 7, con Helena Bonham-Carter (ya os he hablado de ella), es una de esas excepciones. La otra, y quizás la más importante, es The boy in the plastic bubble (1976). La vi siendo una niña, y me marcó. De hecho, no sabía que era un telefilm hasta hace poco, cuando intenté conseguirla para volver a verla.



Quizás sea también la raíz de mi amor incondicional hacia John Travolta (sumada, claro, a Look who’s talking, Grease y Saturday Night Fever, entre otras): verlo tan jovencito, en un papel que me convence con tan sólo una sonrisa.

Ese chico que nace sin sistema inmune, que debe vivir en un ambiente libre de gérmenes y tiene problemas de interacción con el mundo exterior… Puede que sea completamente ridículo; pero debéis saber que está inspirada en los casos de David Vetter y Ted DeVita. Y para más datos, fue nominada a cuatro Emmys. Además, el lazo afectivo que me une a esa película no logra que deje de considerarla mi telefilm favorito.

Quería compartirlo con vosotros, daros a conocer una película que quizás muchos no habéis visto (creo que no conozco a nadie que lo haya hecho). Al menos por ver a un Travolta adolescente, vale la pena. La película es de dominio público, está en el Archivo de Internet junto a clásicos como Un Chien Andalou, El Acorazado Potemkin y el Gabinete del Doctor Caligari, entre otras.

10 oct. 2010

Los cuatrocientos golpes: nouvelle vague francesa en todo su esplendor

Os había hablado ya sobre la Nouvelle Vague francesa, una de mis corrientes cinematográficas favoritas. Hoy le toca el turno a una de las películas más importantes del movimiento: Les Quatre Cents Coups.

Es quizás la más famosa de las películas de Truffaut: una historia sobre un niño de clase baja en la posguerra, enfrentándose a un maestro exigente y a un mundo que no quiere jugar siguiendo sus reglas. El protagonista es un chico difícil, quizás incomprendido, que busca su lugar en el mundo. Su sueño de ver el mar, de vivir en él, puede ser visto como una metáfora de libertad. Así, cuando llega a verlo y la historia nos abandona, al menos a mí me da la impresión de que será feliz. A pesar de todo lo malo que hay en su vida, él encuentra el modo de escapar de eso.

Me fascina cómo el director se centra en elementos como desviar la cámara al sombrero de su madre mientras ella suelta un sermón, colocando la cámara y al espectador en el lugar del niño. Cosas como esa, u observar al niño mirar a la nada mientras se define su futuro, son elementos que logran que al menos yo como espectadora me identifique con el personaje (¿quién no ha mirado el infinito, una mosca o lo que sea, durante conversaciones sumamente aburridas?).

Se destaca también el trabajo de Jeanne Moreau en el papel de una madre que no quiso a su hijo, pero que muy en el fondo tiene un instinto maternal que aflora de vez en cuando. Su personaje, junto con el del niño, es el que más disfruto. Actuación impecable de  la Moreau, que me ha llegado a dar miedo con su cara de mujer amargada.

Si bien se trata de una historia triste, como ya os he dicho, al menos a mí me contagia las ansias del niño de disfrutar el mundo. Me identifico con él, me recuerda a mí misma a su edad (aunque yo era una niña bastante más tranquila). Supongo que también es por eso que muchos cuentan a esta película entre sus favoritas.

Si os interesa la Nouvelle Vague, o la historia del cine, esta película es una de las que no podéis dejar de ver. Os prometo que no os arrepentiréis; sino que os invitará a seguir viendo más cine de la época.

8 oct. 2010

Tres minutos y medio – El corto de la semana

¿Cuántas cosas pueden contarse en tres minutos y medio? Si bien la idea de la persona intentando crear un cortometraje en tiempo límite es algo que he visto antes, creo que ésta ha sido una de las mejores ideas que he visto: una buena parodia.

¿Conocéis algún cortometraje que siga esta línea creativa? Si es así, ¿qué os parece compartirlos conmigo?

7 oct. 2010

El Americano (y otras reflexiones sobre cine)

Me intrigan los fotógrafos que se dedican al cine, y no dejo pasar la oportunidad de ver su trabajo, ya que al menos garantiza que veremos cosas bonitas. Así que fui a ver el último trabajo de Anton Corbijn: The American, con George Clooney.

Lo dicho, visualmente es hermosa. Las locaciones, los planos, la fotografía… me han encantado. Ese pequeño pueblito de Italia me ha invitado a conocerlo, y muero de ganas de hacerlo. Por lo demás, me he quedado con una sensación de que le falta algo. Corbijn falla a la hora de generar tensión, cayendo en elementos obvios y predecibles a lo largo de toda la película. George Clooney está correcto, aunque no he logrado identificarme con su personaje por más que lo intenté. De hecho, me identifiqué con su contraparte femenina, y su personaje me ha intrigado muchísimo más.

Algo que sí me gustó fue el final abierto, que me dejó una sensación amarga y a la vez me invitó a reflexionar. A la persona que me acompañó al cine le pasó lo opuesto: odió el final, porque lo interpretó como un final triste. Me dijo: “No vamos al cine a ver finales tristes, no entiendo como puedes disfrutar de ver eso. En nuestra vida vivimos demasiados finales tristes como para ir al cine a amargarse la vida un poco más”.

Eso me hizo pensar en los motivos por los que vamos a ver cine. En mi caso, además de apasionarme el trabajo cinematográfico, voy al cine para distraerme; pero busco sensaciones reales. Si lloro viendo una película, es porque me movió; y al salir del cine no salgo triste, sino que siento que he vivido una  historia que me ha despertado algo. Me gusta que la vida y el cine tengan cosas en común, que pueda identificarme con las historias; o que me remuevan algo aunque no me identifique con los personajes.

Otros van al cine para reír, para olvidar. Normalmente los vemos en la cola de salas que proyectan comedias, y al salir los vemos charlar y reír. No tengo nada en contra de eso, pero mi experiencia cinematográfica va más allá. Claro que veo y disfruto de las comedias, sobre todo cuando mi vida pasa por un momento difícil. Pero no hay nada que disfrute más que una película que me haga sentir algo. Lo que sea.

The American me hizo sentir, pero no lo suficiente. Me quedé con la sensación de haber cogido un libro por la mitad, en el que las primeras y las últimas páginas han sido arrancadas. Eso sí, mis ojos han disfrutado lo que mi cerebro y mi corazón no.

5 oct. 2010

Venus Beauté (Institut)- Los inicios de Audrey Tatou

 

Recordaréis que os hablé de cómo Jean-Pierre Jeunet contrató a Audrey Tatou para el papel de Amélie a partir de esta película. Ocurrió que luego de contároslo me quedé con la duda de si ya la había visto, y me la tenía que quitar. Tengo la sensación de que sí que la había visto antes.

El papel de Audrey es uno de sus primeros, y por tanto secundario. Sin embargo, la chica se sale. El papel de niña inocente que ya vimos en Amélie realmente le queda bien, y su personaje en esta película es quizás el más interesante. De hecho, sin su papel, la película perdería muchísimo. Es que Audrey le roba la pantalla a la protagonista, que si bien hace un buen trabajo tiene un personaje con el que al menos yo no pude identificarme.

No me queda claro si se trata de un drama o una comedia (me decanto por la segunda). De todas formas, sabemos que en el cine francés los límites de género casi que no existen: toda comedia tiene su drama, y los dramas nos arrancan siempre alguna sonrisa. Obtuvo cuatro premios de la Academia de Cine francesa, entre ellos el de mejor película; ya con eso creo que os hacéis una idea de que no os hablo de un film malo, malísimo…

Os la recomiendo más que nada si tenéis curiosidad de conocer el trabajo de Audrey antes de saltar a la fama, ya que no es de las mejores películas que haya visto. Veréis que la chica siempre fue excelente.

4 oct. 2010

Sans moi



Sans moi es la primera película que me animé a ver sin subtítulos. Mi francés es bastante básico y hablaban muy rápido, así que creí que me había perdido de algo; pero no. Sans moi es como Persona (Ingmar Bergman, 1966). Casi, casi, la misma película. Aunque Persona me ha gustado más.

¿Qué deciros? Que si habéis visto Persona y os ha gustado, vale la pena que le deis una chance. Si no, pues también. Es una película que habla sobre la relación de una mujer y su niñera, con la que tiene mucho en común (no os diré qué, o pierde la magia).

Es una película quizás un poco extraña, pero tiene cosas muy interesantes. Eso sí, si la veis, que sea con subtítulos o doblada, a menos que sepáis francés. No sea cosa que os perdáis de algo ;)

3 oct. 2010

Tú y yo

Quizás este sea el trabajo más bonito de Gia Coppola. Definitivamente es mi favorito.


¿No es una bonita historia de amor?