18 jun. 2010

Me quedo con el fútbol

Con esto del mundial casi que no estoy viendo/leyendo sobre cine. Vi que algunos blogs han publicado entradas sobre películas que tratan el tema del fútbol; pero la verdad es que no puedo dar mi aporte: no he llegado más lejos de Bend it like Beckham y Real: la película. Y Oliver y Benji (o Supercampeones, como le decíamos en mi tierra). No he visto aún Rudo y Cursi, o Goal, que creo deben ser lo más “reconocido” que se ha hecho, ¿verdad? Es increíble que siendo fanática del deporte no las haya visto. Será mi próximo reto. Y empezaré por esa de Michael Sheen: The Damned United. Aquí os dejo el trailer:

Qué mejor que recurrir a quienes inventaron el fútbol, ¿verdad? Además, me encanta Michael.
Hay cuestiones personales que me han mantenido un poco ocupada y con la cabeza fuera del blog. Pero tampoco quiero entrar en muchos detalles personales, que esto es un blog sobre cine. No es anormal que cada tanto pase un período en el que no tengo muchas ganas de escribir; pero a decir verdad estoy siempre pensando en cosas que hacer, es que no he podido. Por ejemplo, tengo material sobre el vestuario de Alice In Wonderland, y estoy elaborando una entrada a propósito de Sofia Coppola (aunque quizá ésta me la guarde para cuando se estrene Somewhere, que me odiarán si empiezo con mis obsesiones personales, jeje).

Volviendo al fútbol, sé que a las chicas cada vez nos gusta más. En mi caso, siempre me a encantado ese deporte. Y si bien entiendo éste poster que pongo a continuación, me hizo cuestionarme porqué si cada vez nos gusta más el fútbol aún se cree que las mujeres femeninas no pueden con él.


 
Sex & The City, la serie, me gusta tanto como el fútbol. Las películas… no tanto. Si bien la primera removió toda clase de sentimientos nostálgicos en mí, la segunda me dio un poco de sueño, la verdad. Si no fuera por Samantha y sus ocurrencias, o por alguna que otra escena simpáticas… Michael Patrick King un poco más y eliminó toda huella de cerebro en Carrie Bradshaw. ¡Qué decepción!

Además de ser demasiado larga –no sé si es porque estoy acostumbrada a ver los capítulos de 20 minutos, pero se me hizo ETERNA-, es un cúmulo de tópicos americanos. Si bien el tema de la crítica a las mujeres musulmanas, y sus velos, y todo eso que en Estados Unidos han criticado a morir (y las propias musulmanas han criticado desde el humor) también me puso un poco los pelos de punta, creo que la suma de toooodos esos tópicos juntos es lo que me ha superado. Es normal que el cine americano se repita constantemente, y cometa errores gigantescos con su interpretación del mundo y la gente que no es americana; pero aquí asusta. Y si bien concuerdo que quizá haya menos libertad para las mujeres y todo eso que tanto se discute últimamente; creo que también es un poco una falta de respeto hacia la cultura que no es la nuestra.

Me pareció interesante el intentar retratar la vida de mujeres casadas, y cómo  estas mujeres en particular se adaptan al nuevo estilo de vida. Pero la verdad, se queda por el camino. Llevarlas a Abu-Dabi no es más que un pretexto, y la verdad es que creo que si las hubiesen dejado en New York quizá la cosa hubiese sido distinta. O más de lo mismo. Vamos, que al menos para mí no hacía falta forzar una secuela. Aunque los números me digan lo contrario.

No puedo comentar mi opinión sin hablar de Liza. ¿Cuántos años tiene esa mujer? Sé que algunos verán su número de baile (“Single Ladies”, con la coreografía similar a la de Beyoncé incluida) como una vergüenza, pero es que yo lo veo como algo fantástico. Adoro a Liza desde siempre, y volver a verla cantar y bailar luego de sus malos años –sabiendo el esfuerzo que debía hacer en su momento para dar un paso- me emociona sinceramente. Da igual si no venía al caso, pero teniendo a Liza es de esperar verla hacer lo que mejor sabe hacer. A mí la verdad me ha hecho sonreír. Y creo que es una de las cosas que más me han gustado de la película.

Y bueno, nada más. Os dejo que voy a ver el partido de Inglaterra (mi favorita de toda la vida).

15 jun. 2010

Todos somos como el erizo


Sabía que me iba a gustar esta película. No porque haya leído el libro, porque aún no lo leí; sino porque el trailer me había enamorado.

En Francés

En español

Me identifiqué con ambas protagonistas:
  • Paloma y su visión del mundo como una pecera, donde no hacemos más que nadar en círculos hasta la muerte (¿quién nunca a pensado eso?). Me partí con la niña y sus diálogos.
  • Renée y su intención de pasar desapercibida, de no querer romper las normas establecidas, ese miedo a vivir. Más de una vez me emocionó verla tan sola.
Entre los personajes hay antagonismos y puntos en común. Hay detalles muy bonitos, también, como las animaciones y la música. La película tiene un mensaje que me dejó pensando; pero no diré cuál para incitaros a verla. Vale la pena, aunque al final os quedéis con un nudo en el pecho (que ocurrirá, os anuncio).

10 jun. 2010

Jane y sus mujeres

Dicen que Mansfield Park fue la novela favorita de su autora, Jane Austen. No me sorprende, es la más cercana a su propia vida. Mi favorita, quizás porque fue la primera que leí, es Emma (y la correspondiente película con Gwyneth Paltrow, y por la que sospecho Gwyneth es de mi simpatía). Pero Mansfield Park no me parece mal, de hecho creo que es la novela que recibió el trato más original de las de Austen. Lo digo por la forma de contar la historia, con la protagonista mirando varias veces al espectador; y de este modo haciéndolo partícipe de su historia, no sólo espectador.

Además, creo que ésta es la historia más “realista” de la escritora. En ella vemos a Fanny, su protagonista enfrentarse a la dura realidad de la época, que va más allá de la pobreza y las rentas y herencias que tanto preocupaban a las gentes de la época. Fanny sufre desengaños que no parten de malentendidos, ama en silencio, y considera resignarse (aunque al final no lo hace). Fanny es, de todas las protagonistas de Jane Austen, quizá la más fuerte.

Normalmente, cuando las mujeres decimos que nos gustan los libros de Jane, nos tildan de románticas. Sí, claro que las historias son románticas. Pero a mí sus libros me gustan porque las mujeres que los protagonizan son mujeres que, como su creadora, jamás aceptaron someterse a las imposiciones de la sociedad en la que vivían. Son mujeres fuertes, relativamente independientes, y con opiniones. Y como toda mujer, también se enamoran. Por supuesto que el lenguaje de la época, algunas de las costumbres, y el estilo en que las novelas están escritas también me gustan mucho. Y sí, me gusta ver las adaptaciones que se han hecho de ellas: ver el vestuario, los decorados, los diálogos…

Jane seguramente se inspiró en sí misma para crear a Fanny. Y aplaudo que para ésta película se recurriese a diarios de la escritora como parte del proceso de adaptación, porque de alguna forma eso aporta aún más personalidad a la historia. Sí, quizás Mansfield Park sea la adaptación más innovadora; pero Emma siempre será mi favorita.

8 jun. 2010

Cap ou pas cap?




¿Será hora de unirme a algún grupo de rehabilitación, o mi adicción es completamente sana y natural? No creo que sea tan malo, simplemente debo estar pasando por una fase (como cuando se me dio por la mafia). Seguro que pronto se me da por otra cosa.

Pero mientras estoy en esto, supuse que debía ver esta peli de la que todos dicen cosas maravillosas. Y llegué a la conclusión de que si algún día se me ocurre escribir y realizar una peli, quiero que sea una mezcla entre ésta y las de Jean-Pierre Jeunet; con un poquito de Besson y Attal aquí y allí. Aunque también debería mirar algo de Nouvelle Vague, quizás me termine de inspirar, ¿verdad?

Volviendo a Jeux d’enfants, ¿qué puedo decir? Que quizás es un poquito extremista. Y que me gustó mucho, sí. Marion y Guillaume, pareja en la vida real, tienen una química muy buena; y los niños que los interpretan están aún mejor que ellos. Quizás también demasiado romántica, pero no peca de pesada. Pues, eso, que está muy bien.

7 jun. 2010

Préstame tu mano



Continúa mi adicción al cine francés. Tanto Chabat como Gainsbourg me encantan, así que esta comedia era obligatoria. Debo decir que la considero una de las películas menos francesas que he visto, pero no por ello dejó de gustarme. Al contrario, no falló y me partí con ella. Charlotte y Alain me sorprenden gratamente a cada película suya que veo. Divertidísima.

Eso sí, si es cierto que harán una remake americana con Will Ferrell, no creo que la vea. Jamás será lo mismo.

4 jun. 2010

La moraleja


Ayer tenía ganas de ver una película de chicas. De hecho, quería ver algo del estilo de Bridget Jones. Así que recurrí a la casi infalible Taste Kid para que me recomendase algo. Había visto todas las que me recomendaba, menos Sliding Doors, y como soy de las pocas personas a las que les cae bien Gwyneth Paltrow, le di su merecida chance.

No está mal. El final, lejos de ser malo, me pareció interesante. Me gustó muchísimo el paralelismo, y me dejó pensando la moraleja: NO HAY QUE APURAR LAS COSAS BUENAS.

3 jun. 2010

Un hombre


Quiero dejar algo en claro: nunca me gustó la imagen de Tom Ford. Lo asocio con Terry Richardson un fotógrafo con un estilo que no me gusta. Pero eso no me detuvo a la hora de ver su película. Quizás por el casting, o simplemente por curiosidad, pero la vi. Y me gustó; y me emocioné.

Como fotógrafo no creo que me guste jamás su trabajo (que no es que sea malo, es que no me gusta), pero como director… Como director, si. Ojalá repita.

1 jun. 2010

Adam

tumblr_ky25xh55NY1qziyd9o1_500

Cuando hablan de autismo, en lo primero que pienso es en un niño. Nunca  se me ocurrió cuestionarme lo que ocurre cuando esos niños crecen, cuando se quedan solos, cuando tienen que enfrentarse al mundo. Si a nosotros nos cuesta…

Adam sufre del Síndrome de Asperger, pierde a su padre y su trabajo. Pero no deja que eso le limite. Una película muy bonita. Lástima que estos temas se traten poco en el cine.

Otra película, que relata las vivencias de una madre con hijos autistas es la maravillosa Magnificent 7, protagonizada por Helena Bonham-Carter. ¡Véanla!