4 dic. 2009

Life is a Cabaret



Un clásico de los musicales, dirigido por el mejor. Bob Fosse es capaz de mantener al espectador enganchado durante toda la película, al punto que los números musicales encajan en la historia y nos dan un respiro que permite reflexionar frente a lo que estamos viendo. Sobre todo, si pensamos que en 1972, a pesar de que el mundo ya había vivido la revolución sexual, un trío debe haber sido bastante escandaloso.

El género del musical es para mí el más completo. Recuerdo que mi profesor de Semiótica e Historia del Cine insistía en la ensoñación que atraviesa el espectador, y siempre la asociaba al mundo onírico del musical. Si bien en el caso de Cabaret la música no está presente en los diálogos o no es parte de ellos, en muchas películas sí lo está. Y cuando uno se sienta a ver un musical se predispone a no cuestionar nada de él, porque ya sabemos que lo que ocurre con este género es distinto a nuestra realidad. Por eso, normalmente me encuentro criticando mucho menos a los musicales y cantando por semanas esas canciones tan pegadizas.

Quizá no sabías que:

  • Las primeras dos personas a las que se les ofreció dirigir el film fueron Gene Kelly y Billy Wilder.
  • Liza Minelli recurrió a su padre para que la ayudase en el estilismo de su personaje. Para ella todas las mujeres de la época eran como Marlene Dietrich, y fue su padre quien le enseñó la variedad de peinados y maquillajes que podría tener su personaje. Liza se cortó el pelo ella misma, se maquilló, y se presentó en la casa de Fosse al grito de “¡Soy Sally!”.
  • El acento de Joel Grey es resultado de una amplia investigación del actor, quien quería que sonase auténtico.
  • Cinco de las canciones originales de la obra aparecen en la película a modo de música de ambiente: Don’t tell Mama, It couldn’t please me more, Married, Sitting pretty y So what.
  • En la versión original los personajes principales son un escritor americano y una cantante británica (Sally habla de su barrio, Chelsea, en las canciones). En la película los personajes se intercambian las nacionalidades.
  • En una entrevista de la época, Liza Minelli dijo que podía reconocerse quién era la estrella del cabaret porque era la única con las axilas depiladas.
  • Ganó ocho premios Oscar, pero no obtuvo el de Mejor Película.
  • El “himno nazi” cantado por los jóvenes en realidad no es un himno nazi, y fue escrito por dos autores judíos: John Kander y Fred Ebb. Era cantada originalmente en inglés. La canción fue grabada por el actor de broadway Mark Lambert, quien se negó a teñirse el pelo de rubio, y por tanto fue sustituido por un extra alemán.
  • La extraña mujer sentada en el fondo del Kit Kat Club al principio del film está inspirada en la pintura Retrato la periodista Sylvia Von Harden por el pintor expresionista Otto Dix.
  • La película se rodó en el estudio Bavaria Film, Geiselgasteig (Alemania) y en las calles de Berlín. Algunos de los interiores fueron filmados en escenarios de sonido de Munich que fueron utilizados para Willy Wonka & The Chocolate Factory.
  • Se preparó una versión para televisión de 88 minutos.
  • En 2007 el American Film Institute le dio el puesto 63 en la lista de las mejores películas de todos los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!