16 nov. 2009

Cómo robar una sonrisa



He vuelto a recaer en mi pequeña adicción: Audrey Hepburn. Y esta vez la he acompañado de un descubrimiento: ¡qué atractivo era Peter O’Toole!

Ayer y hoy de O’Toole

La verdad es que me siento un poco extraña de encontrar atractivo a este actor que para mí siempre ha sido una especie de entrañable abuelito. Pero a la vez no puedo evitar reconocerlo, porque además de resultarme irresistiblemente atractivo su papel en la película me ha fascinado. Es que tanto Audrey como Peter y el resto del cast tienen papeles geniales, capaces de conectar con el espectador y hacerle pasar un rato genial.

How to steal a million es una comedia clásica, que cumple con el requisito principal del buen cine: distraer al espectador. Con sencillez, picardía y ternura, los personajes nos cuentan una historia que en el mundo real sería casi imposible que ocurriera, y sin embargo nos convencen con sus actuaciones. Será que disfruto más del cine de antes, pero la verdad es que este film me alegró bastante el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Habla! ¡Te leo!