27 nov. 2009

Tengo 23 años y 50.000 pesetas, estoy solo en la vida,espero ser un buen marido para ti y un buen padre para tus hijos


Si es enfermizo considerar a esta película una de tus películas románticas favoritas, entonces debo estar muy enferma. Ya sé que no es normal que un chico te rapte en tu propia casa y te tenga atada para conquistarte y que te cases con él, pero ¿quién dice que no puede ser romántico? Claro, es mucho más bonito si tu eres Victoria Abril y el secuestrador Antonio Banderas

Si hay algo que me gustó, y en cierto modo es la razón por la que esta peli me robó el corazón, es la escena de sexo. Típica de Almodóvar, es mucho más larga y más directa que la de muchos cineastas; pero lo que realmente encontré especial es que se me hace mucho más real, más cercana.

Con todo lo bizarro y particular de esta película, supuse que sólo yo me vengo a fijar en eso; pero resulta que el gran Elia Kazan cree que es la mejor escena de sexo que ha visto, así que me siento bastante especial.

Otra cosa que cabe destacar -y aquí voy a exponer un análisis cien por ciento subjetivo, porque no he estado en la cabeza de Almodóvar, ni lo he oído decirlo- es el final a pura metáfora. Ese chico solo en el mundo, que va a su pueblito a reencontrarse con un pasado derrumbado; y la chica que lo tiene todo y sin embargo supo tocar fondo, que lo va a buscar y le pide que sea parte de su familia. Si él la salva de eso con el secuestro no lo sé (supongo que sí), pero sí puedo concluir que intentando salvarla se salvó a sí mismo.

Por lo demás, la peli es el Almodóvar de siempre (o el de antes, si cabe). Y sólo por eso hay que verla.

18 nov. 2009

La magia de Disney no tiene edad



No sé realmente por qué miré esta película. Me encanta Disney, es verdad, pero la verdad nunca sentí el más mínimo interés por Enchanted. Sin embargo, me alegro que sea lo que haya sido me incitara a verla, porque la verdad es que me pareció muy bien pensada.

Me reí mucho viéndola. La ardillita me encantó, creo que se roba todas las escenas en las que aparece. Si hay algo que Disney sabe hacer es darle vida y personalidad a los animales. Eso, y crear historias para toda la familia. Poco importa sin son machistas, irreales y vacías; las películas de Disney gustan, que es lo importante. Enchanted no supera a Pirates of  the Caribbean, pero está bien porque se trata de historias distintas.

Amy Adams sigue gustándome muchísimo. Una elección excelente, además, porque la chica tiene cara de princesa Disney. Susan Sarandon está genial. Más allá de que su papel es más que nada de doblaje, la verdad es que la madrastra malvada le queda perfecta. ¡Y James Marsden me resultó muy gracioso! Ellos tres y Timothy Spall son lo mejor de la película.

Creo que es un muy buen trabajo de la factoría Disney. Demuestra que son capaces de hacer cine para todas las edades, sin la necesidad de salirse de su géneros por excelencia. ¡Y yo que creía que estaba grande para las historias de princesas!  En el fondo creo que nunca somos demasiado grandes para disfrutar de la fantasía… siempre es bueno entretener al niño que llevamos dentro, ¿verdad?

16 nov. 2009

Lo mismo, pero distinto


anything%20else

Hay gente que dice que Woody Allen ha hecho carrera contando siempre la misma historia. Me gustaría decirle a esa gente que no es tan así. Woody Allen ha hecho carrera contando las mil y una cosas que le pueden ocurrir a personas como él.

Anything Else es un ejemplo de lo que digo. En ella, Allen no sólo se da el lujo de aparecer en su faceta más excéntrica, sino que además incluye como protagonista una versión más joven de sí mismo. 

Obviamente que debo reconocer que la historia del protagonista es casi la misma de siempre (porque sí, a grandes rasgos Woody Allen nos cuenta CASI SIEMPRE la misma historia), pero el toque de incluir protagonistas más jóvenes le da algo de frescura. Puede que sea porque Woody ya no está para protagonizar sus películas.

Básicamente se trata de la misma fórmula de siempre, que a pesar de ser repetitiva al menos a mí no me aburre –y supongo que a muchas personas más tampoco, porque Allen sigue haciendo una película detrás de otra, y la gente sigue yendo a los cines a verlas-. Creo que si debo criticarle algo a esta película es que Christina Ricci no me convence en su papel. No es lo suficientemente neurótica, y eso contrasta con las buenas actuaciones del resto. 

Jason Biggs hace un trabajo bastante correcto, no logra ser el nivel de Allen, pero se desempeña muy bien; y me alegra verlo en un papel de adulto porque creo que tiene talento (ya lo demostró en la primera entrega de American Pie).

Por lo demás, no me queda mucho que decir. Quizás me hubiera reído más si al final el personaje de Jason viese al de Christina con el personaje de Allen; pero se me ocurre que recurrir a eso sería bastante típico del director, y no hacerlo sorprende. 

Esta película es de las que uno citaría cuando habla de que Woody Allen viene contando la misma historia desde hace años, sí. Pero también es un ejemplo de cómo la misma historia puede ser contada de mil maneras distintas. Después de todo el cine parte de siete historias básicas… De eso ya hablaré algún día.


Cómo robar una sonrisa



He vuelto a recaer en mi pequeña adicción: Audrey Hepburn. Y esta vez la he acompañado de un descubrimiento: ¡qué atractivo era Peter O’Toole!

Ayer y hoy de O’Toole

La verdad es que me siento un poco extraña de encontrar atractivo a este actor que para mí siempre ha sido una especie de entrañable abuelito. Pero a la vez no puedo evitar reconocerlo, porque además de resultarme irresistiblemente atractivo su papel en la película me ha fascinado. Es que tanto Audrey como Peter y el resto del cast tienen papeles geniales, capaces de conectar con el espectador y hacerle pasar un rato genial.

How to steal a million es una comedia clásica, que cumple con el requisito principal del buen cine: distraer al espectador. Con sencillez, picardía y ternura, los personajes nos cuentan una historia que en el mundo real sería casi imposible que ocurriera, y sin embargo nos convencen con sus actuaciones. Será que disfruto más del cine de antes, pero la verdad es que este film me alegró bastante el día.

11 nov. 2009

Amy y Meryl, una dupla con talento.



Esta película me ha tocado el alma. Había leído cosas maravillosas sobre ella, pero jamás se me cruzó por la cabeza que iba a acabar prendada de los personajes. Si bien el recurso de combinar dos o más personajes que vivieron en distintas épocas ya se ha aplicado; nunca se me hubiera ocurrido que la combinación de dos historias reales adaptada de libros escritos por los propios personajes, podría funcionar de un modo tan dinámico.

Tanto Julie como Julia resultan personajes cercanos, adorables. Ambas pasan por situaciones similares, cosa que no sería tan interesante de no ser porque uno de ellos es el que relaciona ambas vivencias y se apoya de ello para establecer una admiración hasta irracional hacia el otro–aunque ¿que admiración no tiene algún grado de irracionalidad?- .

Además, al menos personalmente, encuentro a esta película atractiva por el hecho de que no le veo adornos. Quiero decir, es la historia de dos mujeres que deciden hacer algo de sus vidas, y encuentran la solución en hacer algo que aman: cocinar.

De hecho, creo que la película me resultó tan bonita porque establecí un lazo personal con ambos personajes (más que nada con Julie). No creo que a un chico le resulte tan interesante, pero a la vez siento el deber de advertir que no es la clásica chick flick. Vale la pena.

Meryl Streep hace su trabajo de un modo excelente (como siempre), y Amy Adams –que, confieso, creo que nunca la había visto en pantalla antes- me ha dejado una buenísima impresión. Chicos, por más que ésta sea una película hecha por mujeres y, en consecuencia, dirigida a mujeres; espero que le déis una oportunidad.

3 nov. 2009

¿Qué faltó?


Las razones que me obligaron a ver este film no tienen nada que ver con Dylan Thomas, y son cuatro: Keira Knightley, Siena Miller, Cillian Murphy y Gales. Keira y Siena corrieron con mucha suerte: llevan un maquillaje y un vestuario maravillosos (dentro y fuera de la pantalla). Ninguna de las dos es una actriz demasiado talentosa -en mi opinión-, pero me gusta verlas en pantalla. Creo que siento por las dos una especie de girl crush

Lo de Cillian es ya algo que no puedo evitar, desde que lo ví en Red Eye (de Wes Craven) siempre siento la irrefrenable necesidad de ver sus películas. Además, normalmente elige guiones cuya temática me interesa. Por último, Gales. Creo que ya hablé alguna vez de mi pequeña gran obsesión por Gran Bretaña, Irlanda, y todo aquél nacido en uno de ambos países, lo que justifica mis razones para no perdérmela.

Debo decir, sin embargo, que no fue todo lo que esperaba. A pesar de tener una cinematografía capaz de hacer latir mi corazón más rápido de lo habitual, un maquillaje impecable, un vestuario más que perfecto; y tratar el tema de la guerra y sus consecuencias en quienes luchan en el frente. A pesar de que la amistad entre los dos personajes femeninos me recordó en muchos detalles a mis propias amistades. A pesar de contar con tres actores y un lugar que adoro ver en pantalla. 

Simplemente me queda la sensación de que falta algo. Como si me hubieran contado una parte de la historia y me prometiesen más, pero no me lo dieran. No lo sé. No sé si me hubiera servido que fuese un poco más larga. Creo que lo que faltó fue profundizar más en los personajes, sus historias y sus sentimientos.

Se trata de una película correcta, con elementos destacables, y que se puede ver sin caer dormido de aburrimiento. No es una cosa fascinante, pero al menos es capaz de ganarnos un poquito. Un poquito, nada más.


2 nov. 2009

Spooky Halloween!

Tratándose Halloween de mi fiesta favorita del año, no pude dejarla pasar sin recurrir al género cinematográfico por excelencia de este día. Estas son las películas que elegí para celebrar este año:


La razón: Confiaba en que Diablo Cody le diera un soplo de frescura al género. Si bien Juno no me parece una obra maestra, el trabajo de la guionista en The United states of Tara me conquistó. Con probar no perdía nada.

Lo mejor: Que recurriesen a la idea de un sacrificio satánico a una no virgen. Siempre me pregunté qué podría pasar. En un principio también iba a destacar la ruptura de la regla "la única que no muere es la chica virgen", pero luego recordé que eso ya lo hicieron hace años con Scream.

Lo peor: De hecho, creo que todo la suma de todo la hace mediocre. No es mala, es mediocre.

Sobra: La escena lésbica. Se habrá escrito para satisfacer a los espectadores masculinos -como si el resto de escenas de Megan Fox no lo fueran...-, pero no viene al caso de la película.

En conclusión, esta película súper adolescente norteamericana es una más del montón. Si no la hubiese visto tampoco me hubiese perdido de nada...



La razón: Después de una mala experiencia me gusta recurrir a algo seguro. Hitchcock es el maestro del suspense, no hay que cuestionarlo.

Lo mejor: Los efectos especiales. Pensar que el director trabajó toda la película sin saber cómo iba a resolver los efectos... Además, demuestra que la tensión y el clima pueden generarse a partir del montaje, sin recurrir a la música. Si bien la música es un elemento que encuentro bastante importante en el cine, las pocas películas que he visto sin banda sonora supieron engancharme y hacerme olvidar de la falta de la misma.

Lo peor: Nada. Para mí ésta es la mejor película del director, es capaz de transmitirme miedo, y por sobre todo, me deja esa sensación extraña que Hitchcock buscaba con el final "trunco". Eso sí, tengo miedo de ver una remake (se planificaba para 2011, con George Clooney y Naomi Watts como protagonistas).



La razón: Drácula es uno de mis personajes literarios favoritos. Casi todas las versiones cinematográficas de la historia son muy buenas (aún me queda por entender qué se buscaba con Drácula 2000, que más que miedo daba sueño), pero creo que la de Coppola es mi favorita -aunque para mí el vampiro siempre será Bela Lugosi-.

Lo mejor: Los decorados y las localizaciones son perfectos. El montaje. La escena del atardecer y el enfrentamiento con los gitanos es una de mis favoritas. Gary Oldman: un vampiro horripilante y a la vez irresistible, como debe ser.

Otra vez me quedo sin nada malo que destacar. Me surgió la duda sobre la eterna rivalidad con los licántropos a partir de la escena con Mina, Vlad y el lobo; pero tampoco es algo que le quite mérito y seguramente alguien que entienda más sobre el tema podrá explicármelo.



La razón: Un clásico del género. Freddy es el perfecto asesino porque es prácticamente imposible escapar de sus garras, siempre nos rendimos al sueño. Le tenía un miedo increíble cuando niña, miedo que hoy en día es admiración por la genialidad de Wes Craven y la actuación de Robert Englund. He intentado adaptarme a la idea de su remake, pero no puedo perdonarle a Michael Bay que hiciese tantos cambios a Freddy. Para mí siempre será Robert.

Lo mejor: Como ya dije, Freddy es el asesino perfecto. Durante el sueño somos más vulnerables, y muchas veces nos resulta imposible controlarlo. Es una amenaza constante, y un personaje capaz de seguir haciéndome saltar en mi silla por más que haya visto la peli miles de veces. Por último, ver a Johnny Depp (figuraba como John Depp) en sus comienzos me encanta.

Lo peor: La protagonista (Heather Langenkamp). Sí, siempre son la típica chica tontorrona y santurrona que logra superarse y hacer frente al peligro. Ésta no me cae mal, pero podría haber puesto tanto empeño como en las escenas finales a lo largo de toda la película.

Luego del fiasco con Jennifer's Body, obviamente recurrí a películas que son ampliamente conocidas y admiradas por el público, y que adoro ver. Iba a mirar Paranormal Activity, pero dado que he leído críticas demasiado variadas temí llevarme otra desilusión, y decidí dejarla para más adelante. También me quedó pendiente volver a ver Sleepy Hollow, de Tim Burton, la cual veo todos los años.

¿Cuáles son vuestras pelis de terror favoritas? ¿Creéis -como yo- que el género ha perdido su magia con los años?