18 jun. 2009

El llamado del Rey Lagarto

Cada cierto tiempo -cada vez más frecuentemente, de hecho- siento una necesidad enorme de volver a ver aquella historia que cambió mi forma de ver el mundo. Es como si algo dentro mío me pidiese que lo hiciera, siento un deseo enorme de dejar lo que sea que esté haciendo para dedicar unas horas de mi vida al placer de ver este film.

No sólo porque es uno de mis favoritos, sino también porque contiene tres de mis amores: una genial dirección, una historia atractiva sobre el mundo de la música, y una fotografía excelente. Estoy segura que todo aquél que la ha visto coincide conmigo en que el llamado del Rey Lagarto es sagrado: siempre se vuelve a ver The Doors.

¿Qué puedo decir? Las razones por las que esta película es una de mis favoritas son muchísimas.
  • La interpretación de Val Kilmer es fantástica, retrata a un Jim Morrison que resulta hasta más atractivo que el original. Los gestos, la actitud, la forma de hablar, inclusive su voz... Val Kilmer no sólo interpreta de un modo genial a Morrison, es Morrison.
  • Me encanta ver a Meg Ryan saliendo un poco de los papeles habituales. Todos estamos acostumbrados a verla en films románticos, pero cuando se sale de éstos, cuando se enfrenta a un drama, es una actiz fantástica y muy convincente. Creo que Pam Morrison es uno de mis papeles favoritos de la filmografía de Meg.
  • ¡Las localizaciones! Si algo tengo en común con Oliver Stone es que disfrutamos de ver el desierto en pantalla. Stone lo retrata de un modo mágico, indescriptiblemente atractivo. Para nada ese lugar desorientante y opresivo que se observa en otros largometrajes. El desierto en el cine de Oliver Stone es perfecto. Y lo mismo ocurre con la cultura de los chamanes. Para nada me siento atraída por ella, sin embargo cuando se combinan Oliver Stone-desierto-chamanes- animales del desierto- la fotografía de Robert Richardson... no puedo evitar sentirme atraída.
  • La fotografía de Richardson. Este hombre es mi favorito. Todos y cada uno de los filmes en los que ha trabajado me han fascinado por su fotografía. Es perfecta, un detalle complementario que aporta muchísimo a la historia. Creo que esos mismos films sin la dirección de fotografía de Richardson no serían ni la mitad de buenos.
  • La visión del director es demasiado interesante. La fusión de la ilusión con la realidad, la capacidad de retratar el mundo de la época y del artista en particular, es magistral. Hay tres escenas que para mí son las mejores:

  1. "PEYOTE" / "THE END"- Lo mejor: ver a toda esa gente entregada, observando... retrata perfectamente el ritual del show en vivo, además del carisma atrapante de Morrison
  2. "FUEGO (Not to touch the earth)" 
  3. EL FINAL
Por éstas y una conexión especial -que nació la primera vez que lo ví, cuando apenas era una adolescente que estaba descubriendo mi pasión por el cine- es que The Doors es de mis favoritas. Y si alguien aún no la ha visto, ¿qué espera para hacerlo?

3 jun. 2009

La trilogía más grande de la historia... de la Mafia


Le voy a hacer una propuesta que no podrá rechazar

Esta es una de las citas más famosas de la historia del cine. Sólo con escucharla basta para que comencemos a tararear la banda sonora y juntemos las manos como lo hacía Marlon Brando. Sin embargo, Brando sólo actúa en la primera parte de la saga.

Coincido con el consenso general de que las primeras dos partes de la trilogía son las mejores. La primera parte, porque contiene tres de mis escenas favoritas:
  • La muerte de Vito Corleone
  • El restaurante
  • El bautizo



La segunda parte, porque el paralelismo entre las vidas de Michael y Vito está tratado de un modo magistral. La tercera parte es muy buena también, pero comparada con las dos anteriores deja un poco que desear.


No voy a cuestionar las razones por las que Coppola eligió a su hija para el papel de Mary. Sí, Sofia Coppola no era una gran actriz, pero ese no es el principal defecto de la película. Creo que la razón por la que la tercera parte de esa historia no es tan buena como las otras es sencillamente que se trata del final de la historia.


Aunque Coppola se haya esforzado por realizar un trabajo similar al de las anteriores los elementos en los que se apoyó ya habían sido utilizados antes, lo que le resta el elemento novedoso. Y claro, está también la explicación más aplicada en el cine: las secuelas rara vez tienen éxito, las terceras partes aún menos. Pero, aunque se pueden ver por sseparado, creo que no hay nada mejor que verlas a las tres. Y si se puede estar cerca de diez horas frente a una pantalla, aún mejor verlas una tras otra.

Cuando pensamos en The Godfather, pensamos en Vito Corleone, aunque el protagonista sea realmente Michael Corleone (Al Pacino). O quizás ambos sean los protagonistas. O la famiglia en sí. De hecho, mi opinión coincide con la última opción. Creo que The Godfather trata sobre tres generaciones de una famiglia siciliana, una historia que comienza con una muerte en Sicilia, y acaba exactamente igual.




Vito Corleone necesitó vengar la muerte de sus padres, pero primero se encargó de asegurar a toda su familia. Sin embargo, el final de nuestra historia nos deja con Mary Corleone (Sofia Coppola) muerta a manos de un sicario que fue contratado para acabar con su padre. Michael no fue capaz de proteger a su familia por más que lo intentó durante sus años como padrino. Aunque quizá el verdadero responsable de este final sea Vincenzo "Vinny" Corleone y su personalidad tan típicamente italiana.

La trilogía de Francis Ford Coppola retrata a esta familia y su historia de una forma inolvidable. Nos enseña un mundo fascinante y extremadamente peligroso. La frialdad con la que se mata en este film es tal que la frase "no es personal, son sólo negocios" la describe perfectamente. Ver esta trilogía es meterse dentro de esta familia y su pasado, es sentirse atraído por ese mundo y a los personajes de esa familia como parte de la nuestra. Ese es el mayor triunfo de Coppola.

Una dama inolvidable

Tenía pensado publicar un análisis personal de la trilogía de The Godfather, pero esta misma tarde me saqué las ganas de ver una de las películas que más he esperado este año y quería compartirlo con ¿mis lectores? (si es que hay alguno).



























Tal y como dice la fotografía que acompaña este texto, la película es extremadamente bella, sus imágenes con fantásticas, y es MUY romántica. Por lo tanto todo aquél que no soporte el romanticismo, y todo el que deteste los filmes de época debería mantenerse alejado, o perdería su tiempo. Personalmente disfruté muchísimo de la historia. Existen varias razones que me obligan a reconocer que mi opinión es peligrosamente subjetiva:
  1. Adoro a Emily Blunt.

  2. Trato de mirar todo lo que lleve el nombre de Martin Scorsese (es como un sello de calidad).

  3. Victoria I del Reino Unido es mi personaje histórico favorito.

  4. Me fascinan las películas de época, sobre todo las que tratan de la era victoriana.

  5. Siempre me han gustado las biopics, aunque últimamente me desilusionaron un tanto.

Lo mejor de la película es que no me desilusionó. Al contrario, superó mis expectativas. La sencillez de la historia, la capacidad de concentrarse en el aspecto más atractivo, y un retrato del personaje que despierta mucha más simpatía de la que uno espera fueron grandes sorpresas para mí. Y Emily superó todo aquello que esperaba: no sólo sabe ser una chica amargada, también puede ser una joven natural y cercana. Realmente me alegra, y espero ver mucho más de ella.

Siempre me fascinó la historia de esta jovencita que se casó con su primo alemán y tuvo el reinado más largo de la historia británica. Siempre sentí simpatía tanto por ella como por Albert. Y esta historia es tan sencilla que te atrapa, te invita a conocer más acerca de los personajes. No se pierde en tramas exageradas, no se preocupa por mostrar cosas de sobra, simplemente muestra el comienzo de una de las historias de amor más bonitas.

Me gustaría poder decirle a Scorsese que otra vez ha acertado.

¡Y a ver quién encuentra a la Princesa Beatrice! ¡Aunque no esté en los créditos!